[quads id=1]

“Nos encontramos en un momento dorado de la industria de la nieve, este es nuestro oro blanco que hace brillar al sector”, afirmó James Ackerson, presidente de la asociación de Centros de Ski Chile (ACESKI) al inaugurar la temporada 2018 del turismo de nieve chilena. Comentó además que se han proyectado un objetivo ambicioso de 1,4 millones de visitantes para este año, considerando que la temporada pasada llegaron 1,003 millones.

El presidente de la asociación señaló que los centros invernales de Chile han invertido en conjunto, 25 millones de dólares para esta temporada, con lo cual en el último trienio 2016-2018 se totaliza en el sector una inversión de 80 millones de dólares.

Mónica Zalaquett, subsecretaria de Turismo chilena, destacó que “Chile reúne destinos de nieve de clase mundial” y que la visita de turistas de mayor gasto genera un gran impacto en el ingreso de divisas. Se estima que “el gasto de los visitantes a centros invernales superará con creces los 133 millones de dólares” además se han generado “15.000 fuentes de empleo que entran a paliar la baja oferta de trabajo en la agricultura”.

En cuanto a las ventajas comparativas de los centros de esquí de Chile en relación con otros de la región, el presidente de la Federación de Turismo (Fedetur), Ricardo Margulis, destacó: la calidad de la nieve al estar las pistas de esquí entre 2.000 y 3.700 metros de altura y su fácil acceso (a media hora del centro de la ciudad). “Debido a ello los equipos internacionales de esquí como Francia, Italia, España, o Estados Unidos, eligen Chile para entrenarse entre agosto y septiembre de cara a preparar el inicio de la temporada en el hemisferio norte en Octubre y noviembre” añadió.

Finalmente Ackerson exteriorizó el entusiasmo reinante tanto por la cantidad de nieve acumulada, como por el crecimiento de la afluencia de visitantes chilenos y del exterior.

El año pasado, la temporada se extendió un total de 114 días, lo que significó un crecimiento del 24% en relación a 2016 que tuvo 92 días, y de 2015 que llegó a los 98 días de esquí. Una de las causas principales del incremento de afluencia de visitantes del año pasado, fue el temprano inicio de la temporada, y se espera que eso se replique en 2018.

Fuente: La Tercera