Microproductores  del sector turístico, alimenticio, textil, artesanal, limpieza corporal y de hogar,  fueron parte del programa de fortalecimiento social y empresarial.

El Municipio de Quito y ConQuito lideran los procesos de fortalecimiento de emprendedores en el Distrito otorgándoles acompañamiento y capacitación. En el marco del II Encuentro de Negocios Inclusivos, se realizó la ‘Casa abierta de PESI Crecer’, en el que participaron 15 microproductores, con las innovaciones que cada uno tiene en su iniciativa productiva. Esta es una iniciativa de la Agencia de Promoción Económica ConQuito a través de la Unidad de Economía Popular y Solidaria (EPS).

El objetivo de esta actividad fue generar espacios para que actores externos del ecosistema de emprendimiento y de vinculación a mercados con experiencia, brinden asesoría y recomendaciones de mejora, para afianzar las fortalezas de los microproductores y también para que trabajen en las debilidades de su negocio.

PESI Crecer es un programa que se centra en la innovación social, productiva y comercial con base en los propios aprendizajes, compromisos y transformaciones que impactan fuertemente en las personas, líderes, dirigentes o emprendedores de las organizaciones de economía popular y solidaria y sus prácticas empresariales solidarias ya que fomenta la asociatividad, el empoderamiento y el trabajo sinérgico fortaleciendo su visión comercial con el fin de acceder al mercado en condiciones más equitativas.

Este programa es el resultado de la experiencia acumulada en el PESI Impulsar con la alianza público – privada entre ConQuito y Ninakay (Economía de la Solidaridad y Comercio con Justicia), una empresa solidaria con amplia experiencia en desarrollo de procesos sociales, productivos y comerciales.

Para ConQuito es importante brindar este tipo de herramientas a los microproductores para fomentar el desarrollo económico de actores del sector EPS, quienes aportan al dinamismo de la economía local, regional y nacional.

Según Ruth Bolaños, gerente de Ninakay,  los resultados que se han obtenido con estas capacitaciones se traducen en un crecimiento exponencial “recibimos gente que vino con mucha vergüenza, qué no sabía que si lo que estaba haciendo le va a funcionar, no estaban orgullosos de ellos, ni de sus productos; ahora tenemos personas empoderadas con productos nuevos, con un empaque llamativo, y es precisamente este elemento el que representa el 50% de la compra, además de desarrollar líneas de productos nuevos”.

Ese es el caso de la marca Valcalepio quienes en esta etapa han desarrollado 17 nuevos productos; esta iniciativa emprendedora se dedica a la producción de pan artesanal y salsas. “Nosotros solicitamos que cada uno de los emprendedores crearan mínimo tres productos nuevos, Valcalepio desarrollo 8 tipos nuevos de pan y 9 salsas diferentes, ellos son un emprendimiento que inicio con nosotros en noviembre de 2016 y sus resultados son impresionantes”.

Otro ejemplo es el de Lili Ochoa miembro de ASOPROARCUP, quien desarrolló una línea de muñecos elaborados en mazapán, con la identidad de 12 nacionalidades indígenas del país, estas figuras son coleccionables, estos muñecos son tanto para niños como para adultos, quienes los adquieren pueden moldear algunas partes, pintarlos y decorarlos de acuerdo a la cultura a la que representen.

Sara Corini de ‘Verde y Coco’, es una joven emprendedora de 18 años, ella en coordinación con otras jóvenes se dedican a la producción de galletas de yuca y de verde “el emprendimiento surgió en febrero de 2017, la idea surgió para contar con recursos y apoyar a una fundación que se dedica al cuidado de personas vulnerables, ofrecemos galletas de verde y yuca de dulce, son elaboradas artesanalmente, son saludables y naturales; cada paquete tiene un costo de 1 dólar”, dijo Sara.

La fundación apoya a cerca de 60 personas, adolescentes y adultas mayores; “nosotros tuvimos el apoyo de la fundación que nos alentó para despertar nuestra creatividad, además con el programa nos han enseñado a creer en nosotros mismos; desde pequeña me ha gustado emprender, los mejores ejemplos para esto han sido mis padres” expresó Sara Corini.

Otra de las personas que trabaja en este emprendimiento es Andrea Guamán de 13 años “hemos aprendido mucho, también estamos siguiendo un curso de liderezas en la Administración Zonal de Los Chillos, yo quiero apoyar a mi mami que tiene un emprendimiento” dijo. Mientras que para Daniela Yugsi, de 15 años “a mí me ha ido muy bien, he aprendido a que mis ideas valen y siempre podemos mejorar”.

Cinco jurados recorrieron cada uno de los stands de los emprendedores para conocer sus ideas productivas y preguntar sobre el desarrollo de las mismas. La evaluación de los proyectos les brindará a los participantes una retroalimentación objetiva de los temas abordados a lo largo del programa; los resultados permitirán obtener un criterio de selección para vincularlos a ferias que desarrolla ConQuito.