[quads id=1]

La Oficina Federal Antimonopolio de Alemania anunció la prohibición que impide a Facebook recopilar datos a través de terceros, lo que significa que, por ejemplo, no podrá recopilar los datos generados mediante los llamados “likes”. Las autoridades alemanas consideran como terceras fuentes aplicaciones como Instagram y WhatsApp, aunque son parte del mismo grupo.La decisión se basa en que Facebook desempeña una posición dominante en el mercado, de la cual consideran que está abusando.

La red tiene previsto apelar en este  caso que podría sentar un precedente europeo, pues vincula por primera vez en la jurisprudencia, la protección de datos con la defensa de la competencia.

«El Bundeskartellamt subestima la feroz competencia a la que nos enfrentamos en Alemania, interpreta erróneamente nuestro cumplimiento del (Reglamento general de protección de datos) y socava los mecanismos que proporciona la legislación europea para garantizar estándares de protección de datos coherentes en toda la UE» afirmaron en un comunicado oficial Yvonne Cunnane jefe de protección de datos en Irlanda y Nikhil Shanbhag, director general asociado de Facebook.

Sin embargo, en tanto se superen las distintas instancias, Facebook tiene prohibida gran parte de la recopilación de datos y también relacionar los datos recabados en otras páginas web, con las informaciones que recoge sobre los usuarios dentro de la propia red social. Además le obligan a modificar estas prácticas en el plazo de un año y  presentar propuestas de solución en máximo 4 meses.

«Si bien hemos cooperado con el Bundeskartellamt durante casi tres años y continuaremos nuestras discusiones, no estamos de acuerdo con sus conclusiones y tenemos la intención de apelar para que las personas en Alemania continúen beneficiándose plenamente de todos nuestros servicios», afirmaron Cunnane y Shanbhag.

Facebook argumenta en su defensa que “es una red popular, pero no dominante en el mercado alemán y que no viola las disposiciones europeas de protección de datos”. Además enfatizan que “la vigilancia del cumplimiento de estas normas compete a las autoridades de protección de datos y no a las de defensa de la competencia”.

La Oficina Federal Antimonopolio ha investigado hasta ahora sólo la recolección de datos fuera de la plataforma principal de Facebook a través del botón de “Me gusta” o de la herramienta de análisis de datos Facebook Analytics.

Una de sus principales críticas es que “el usuario está obligado a aceptar la recolección de datos en un paquete integral para poder emplear la red y cuenta con que los responsables de Facebook logren encontrar con rapidez una alternativa que permita a los usuarios mantener el control sobre los datos que comparten”.