[quads id=1]

El Diario Hoy publicó una columna de MarketingActivo redactada por María Belén Tinajero el día 6 de mayo del 2008 .

En el presupuesto para cubrir la “P” de Promoción en la mezcla de márquetin, se han implicado las actividades BTL (Below the Line/ debajo de la línea), cada vez con más fuerza, por su alto impacto en el consumidor. Muchos sostienen que son actividades para una marca de bajo presupuesto y que solo es una moda.

En nuestro país, hace aproximadamente 4 años, se empezó a mencionar cada vez más este nombre y ahora, incluso comparte hasta el 50% del presupuesto de grandes marcas junto a las tradicionales actividades de publicidad en medios de comunicación.

¿ Son en verdad actividades de bajo presupuesto? En principio deberían serlo, porque son acciones enfocadas al grupo objetivo específico, determinando con anterioridad. Su objetivo principal es que este grupo interactúe con la marca o el producto, logrando poscicionamiento de marca y mejor conocimiento en el consumidor. Sin embargo, volvemos a lo básico, todo depende del presupuesto.

Hay actividades extraordinariamente exitosas que se han realizado en nuestro país, tal es el caso de las galletas de Coco de Nestlé o el muñeco gigante de Toni en el que ingresábamos para ver todo el proceso digestivo y lo que causaba el producto en el interior de nuestro cuerpo. Sin duda fueron un éxito. Sin embargo, montar este tipo de actividades tampoco son de bajo presupuesto.

Las BTL están para quedarse, no son solo una moda. No hay duda que dan resultado. Sin embargo, como todas las acciones de promoción deben ser bien planificadas. Hay que considerar el presupuesto, que debería medirse mediante el costo por impacto. Ahora claro, no es lo mismo el presupuesto de A que de B, pero sin duda se ajustan para cualquier bolsillo.