[quads id=1]

Según las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la economía de la región crecerá 1,5% en 2018, una cifra que está 0.7 puntos porcentuales por debajo de un pronóstico anterior. CEPAL aduce este decremento a un contexto internacional de incertidumbre y la volatilidad.


“Este crecimiento regional se da en un escenario global complejo, caracterizado por conflictos comerciales entre Estados Unidos, China y otras naciones; riesgos geopolíticos crecientes; una caída en los flujos de capitales hacia los mercados emergentes en los últimos meses y un alza en los niveles de riesgo soberanos”, detalló el estudio de la CEPAL.


Otros fenómenos que afectaron el desempeño regional han sido la depreciación de las monedas locales frente al dólar, el menor dinamismo del crecimiento económico mundial y la “gran heterogeneidad entre los distintos países y subregiones”, pues se espera que América del Sur crezca 1,2% este año, mientras que Centroamérica lo haría en 3,4% y el Caribe en 1,7%.


El informe detalla además que Brasil, la economía más grande de América Latina, crecería 1,6% este año frente al 1% del 2017, mientras que México, la segunda mayor, se expandiría 2,2% frente al 2% del año pasado. Argentina, por su parte, sufriría una contracción del 0,3% del PIB este año tras crecer 2,9% en 2017.

Finalmente destacan que “pese a la ralentización en el ritmo del Producto Interno Bruto (PIB), la región ha visto un repunte de la demanda interna, especialmente del consumo privado, y un leve aumento en la inversión. El consumo en todas las subregiones es quizás la variante más importante en la demanda interna”, subraya la CEPAL.

Fuentes:CEPAL, El Financiero