[quads id=1]
Foto: The Legit Dumpling House. Courtesy of DREAMER

Los creativos chinos están llevando la “Experiencia de Instagram” a Weibo y WeChat, con sus propios giros y motivaciones culturales destaca el más reciente Intelligence Brief de JWT Intelligence.  “Los hoyos de bolas y globos, los letreros de neón de una sola línea y los telones de fondo milenarios, que se han vuelto demasiado familiares en los círculos emergentes de Instagram en todo Estados Unidos, se están extendiendo como pólvora en China, en cafés, gimnasios, tiendas, y espacios de galería, con la esperanza de atraer celebridades de internet amantes de las selfies” reseña JWT.

Tim Zheng, fundador y CEO de la compañía creativa DREAMER, lanzó The Legit Dumpling House, su exposición de debut, en el segundo piso de un centro comercial de Pekín famoso por sus restaurantes fotogénicos. La exposición multiroom no sirve comidas, pero tiene mucho del atractivo milenario de los pop-ups como The Egg House en Shanghai o Room for Tea en Nueva York. El espacio, que fue diseñado con la ayuda del director creativo en jefe y cofundador Wang Yimeng, está hecho para verse tan bien en las fotos como en persona, y comprometer todos los sentidos.

“Para ser honesto, nos llevó unos dos segundos encontrar el concepto”, le dijo Zheng a JWT Intelligence. “Queríamos elegir un tema que tuviera muchas conexiones culturales. Los dumplings han existido por alrededor de 2,000 años, y la institución de La Casa del Dumpling ha existido por el mismo tiempo, pero a medida que pasa el tiempo, muchos millennials no hacen dumplings con sus familias durante el Año Nuevo Chino. Los rellenos de bola de masa tienen diferentes contextos culturales, desde dar a luz, hasta tener un matrimonio feliz con la unidad familiar. Mucho se aplica, pero, debido a la forma en que se presenta en estos días, los jóvenes de la generación del milenio no quieren aprender sobre éste ritual. Así es como comenzó la idea”.

Una conexión más cercana y amigable con la cultura no es la única motivación para el espacio en sí. Zheng había estado trabajando con arquitectos y diseñadores de alto perfil para incorporar el arte contemporáneo chino en sus proyectos dirigidos a los consumidores emergentes en China. Pero había un problema: estos consumidores simplemente no lo entendían.

“Me di cuenta de que un gran problema en el mercado del arte chino o en el gran mercado cultural era que las personas tienden a tener una muy baja comprensión y apreciación de las bellas artes, o incluso del campo del arte”, dice. “En la mayoría de los países occidentales, el arte y la cultura juegan un papel fundamental en toda la sociedad”.

En China, donde las bellas artes no suelen formar parte de un currículo escolar, los coleccionistas y conservadores de arte han trabajado con desarrolladores y marcas de centros comerciales durante varios años para crear oportunidades de cruce entre las audiencias chinas, alimentando el interés y construyendo una cultura en torno al arte.

El enfoque de Zheng es centrarse en hacer de sus visitantes los protagonistas de sus exposiciones para ayudarlos a “aceptar el arte como un elemento en sus vidas”.

“Estaba pensando, ¿es posible crear algo de lo que todos puedan ser parte, donde los consumidores quieran venir y deseen compartir en las redes sociales?”, dice.

El brief de JWT también señala que los museos de arte y las comunidades artísticas más tradicionales de China también están considerando cuestiones similares a las que Zheng enfrentó anteriormente en su carrera. Leigh Tanner, comisaria independiente y fundadora de Museum 2050, dice que los participantes en la conferencia inaugural del Museum 2050 en junio abordaron el tema de “si y cómo los museos deben atender las demandas de las redes sociales”.

“El desarrollo de la audiencia es un gran desafío en China ya que no existe la tradición de ir al museo o a una exposición, existente en el contexto europeo o americano”, explica. “Todo es bastante nuevo y, para bien o para mal, la capacidad de Instagram de una exposición impacta el tráfico peatonal. Como muchas de las instituciones de arte contemporáneo en China son bastante jóvenes, generalmente de menos de 15 años, los canales de medios sociales son importantes para el alcance y la exposición “.

Tanner enfatiza la importancia de las redes sociales para los consumidores chinos millennials  y de generación Z. “Creo que el contenido visualmente atractivo resuena en todos los públicos”, dice ella. “Sin embargo, gran parte de la vida se vive en su teléfono aquí en China y, como resultado, la creación y consumo de contenido digital se integra completamente en la rutina diaria y en un esfuerzo constante”.

Muchos de los pop-ups artísticos en China y Estados Unidos están atrayendo el escepticismo por confiar demasiado en elementos de Instagram, pero los productos culturales de Zheng ya han tomado una forma completamente diferente en la convención de Shanghái para la calle, Yo’Hood. Describe su última instalación, Urban Cave, como un “experimento social”, donde los visitantes de la caverna psicodélica de colores del arco iris pueden usar FaceTime con desconocidos usando un iPhone instalado en el centro del espacio. Ya ha atraído a las estrellas Weibo y WeChat de la lista A china y a los bloggers de moda para posar para las imágenes, y, espera Zheng, ponderarlo en un nivel más profundo.

La exposición de DREAMER viajará por China, con planes de llevarla a Los Ángeles antes de fin de año. Zheng también tiene planes para otros conceptos inmersivos, incluyendo un “zoológico” y un “laberinto”, que espera que haga que las personas hablen e interactúen. Espera que sus exposiciones “abran la puerta a los espectadores de las posibilidades del arte y comiencen a aceptar el arte e ir a museos, incluso a los tradicionales, con más frecuencia”.
Fuente: JWT Intelligence