Una banda integrada por alrededor de 20 individuos asaltó, en la madrugada del 9 de septiembre, los Talleres y Cocheras del Metro de Quito ubicados en Quitumbe, y amordazó e inmovilizó a un grupo de guardias de seguridad que custodiaban el lugar. Posteriormente, según informó el Municipio de Quito, los agresores “solo lograron llenar de manchones o mal llamados ´grafittis´ a uno de los vagones antes de ser repelidos por el resto de guardias de seguridad, que evitaron que el atentado pueda ser perpetrado a todos los vagones del primer tren del Metro de Quito, que llegó a la capital el 6 de septiembre” enfatizó el comunicado.

El Municipio resaltó que han tomado las acciones legales correspondientes para lograr que la Policía identifique y capture a los agresores, “cuyo inexplicable ataque a la ciudad y a su futuro merece ser sancionado de manera ejemplar por la Justicia y la sociedad en general”.

En declaraciones a la prensa, el alcalde Mauricio Rodas indicó que junto al ministerio del Interior se activará el sistema de recompensas para que los ciudadanos denuncien a los culpables de este hecho y agregó que se han reforzado las medidas de seguridad en todas las instalaciones de la obra del metro.

Informó además que la limpieza del vagón no generará ningún costo al Municipio, debido a que el Metro de Quito cuenta con un seguro privado que va a costear los arreglos del vagón.

Mientras que Ruth Palacios, fiscal Subrogante dijo  que investigarán a los sospechosos por los delitos de intimidación, agresión, daño a bien ajeno y daño a un bien público.

Fuente: Quito Informa y Ecuavisa