[quads id=1]

aumentacalidadde productoschinosLa calidad de la manufactura china alcanza altos índices ante el nacimiento de marcas como la línea de ropa femenina Uma Wang, los zapatos Mary Ching y la ropa para hombre Septwolves, que cuentan con un toque tradicional y diseños sofisticados, apreciados en varios países.

La consultora McKinsey & Co. indicó en diciembre que China había superado a Japón como el mayor consumidor de bienes de lujo. Incluso hay un término informal para los nuevos ricos del país que gastan con desenfreno: bao fa hu, que se traduce como “explosivamente ricos”.

El siguiente paso para las marcas chinas es internacionalizar su estética impulsada por “bao fa hu”. Algunas ya comenzaron a hacerlo. Shang Xia contempla la apertura de su tienda insignia en París este año. Los tejidos de Uma Wang se pueden adquirir fácilmente en Internet desde EE.UU. y tienen una sólida presencia en Europa, particularmente en Italia. La red de tiendas de Mary Ching cubre desde Moscú y Londres hasta Palm Beach y Boston.

La tienda de ropa masculina Bosideng, que tiene más de 11.000 sucursales en China, también busca clientes occidentales. La empresa inauguró una tienda insignia, a un costo de más de U$50 millones, en la calle South Molton en Londres. Pero los productos ingleses son distintos a los que ofrece en su país de origen, y el logo también. La ropa, fabricada en gran parte en Europa, es una versión más cara del estilo clásico de Bosideng y combina la confección británica clásica con algunos toques chinos.