Aumenta la calidad de los productos chinos

aumentacalidadde productoschinosLa calidad de la manufactura china alcanza altos índices ante el nacimiento de marcas como la línea de ropa femenina Uma Wang, los zapatos Mary Ching y la ropa para hombre Septwolves, que cuentan con un toque tradicional y diseños sofisticados, apreciados en varios países.

La consultora McKinsey & Co. indicó en diciembre que China había superado a Japón como el mayor consumidor de bienes de lujo. Incluso hay un término informal para los nuevos ricos del país que gastan con desenfreno: bao fa hu, que se traduce como «explosivamente ricos».

El siguiente paso para las marcas chinas es internacionalizar su estética impulsada por «bao fa hu». Algunas ya comenzaron a hacerlo. Shang Xia contempla la apertura de su tienda insignia en París este año. Los tejidos de Uma Wang se pueden adquirir fácilmente en Internet desde EE.UU. y tienen una sólida presencia en Europa, particularmente en Italia. La red de tiendas de Mary Ching cubre desde Moscú y Londres hasta Palm Beach y Boston.

La tienda de ropa masculina Bosideng, que tiene más de 11.000 sucursales en China, también busca clientes occidentales. La empresa inauguró una tienda insignia, a un costo de más de U$50 millones, en la calle South Molton en Londres. Pero los productos ingleses son distintos a los que ofrece en su país de origen, y el logo también. La ropa, fabricada en gran parte en Europa, es una versión más cara del estilo clásico de Bosideng y combina la confección británica clásica con algunos toques chinos.