[quads id=1]

La Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo BID, ha aprobado el uso de su Fondo Especial de Donaciones para apoyar operaciones que ayuden a los países a integrar inmigrantes en sus comunidades locales y contribuyan a su desarrollo. “Los recursos no reembolsables apoyarán inversiones nacionales en desarrollo inclusivo, proyectos regionales, capacitación en cuestiones críticas, y soluciones innovadoras que afectan el desarrollo de la región” destacó el BID.

La iniciativa surgió en respuesta a un aumento repentino en los flujos migratorios intrarregionales sin precedentes que impactan en los países de América Latina y el Caribe. “Permitirá la utilización de la facilidad de donaciones del Banco que, en combinación con operaciones de desarrollo económico y social, ayudará a los países receptores a ofrecer mejor acceso a salud, educación, vivienda, seguridad y otros servicios a las comunidades que se esfuerzan por integrar a los recién llegados” señalaron.

“América Latina ha dado la bienvenida a inmigrantes a lo largo de toda su historia y, sin duda alguna, muchas comunidades han desplegado gran generosidad y solidaridad, acogiendo a familias que muchas veces llegaban en condiciones desesperadas”, dijo Antoni Estevadeordal, el Asesor Especial del BID que coordina la iniciativa. “Con los años, los inmigrantes contribuyen a que las comunidades sean más prósperas y dinámicas. Pero si no se maneja correctamente el corto plazo, la llegada de tantos migrantes puede presionar los servicios públicos y los presupuestos fiscales, los mercados laborales como crear tensiones sociales e incluso políticas”.

De acuerdo a la propuesta aprobada, el BID aportará 100 millones de dólares de su Fondo, en tanto se espera que la comunidad de donantes aporte recursos adicionales. Estos fondos de donaciones serán combinados con operaciones de financiamiento del Banco por 800 millones de dólares.

 “Esta iniciativa –agregó Estevadeordal– ayudará a los gobiernos nacionales y locales a implementar programas de desarrollo integral que faciliten la integración social de los inmigrantes en las comunidades para que puedan contribuir activamente al bienestar general. En síntesis, el Banco quiere ayudar a convertir un desafío en una gran oportunidad de desarrollo inclusivo para nuestra región”.