[quads id=1]

Fernando Añez
“Vale la pena echarle cabeza a la idea creativa, a la genialidad y aplicarla sin miedo, ponerla ahí”, dijo Fernando Añez, gerente general de Norlop Thompson JWT, recalcando que es esencial ser creativos para que una campaña funcione después de haberla lanzado. Comentó además, que es importante tener objetivos claros y conocer los beneficios que se están vendiendo del producto, sin olvidar el buen servicio que se le debe dar al cliente para que siempre regrese.
Para hacer una campaña por temporada, se debe poner un objetivo claro de lo que se quiere alcanzar, objetivos de ventas, de tiempo y en base al presupuesto, asignar un porcentaje al tema de comunicación. Aunque para esto se invierta poco, siempre hace falta algo de publicidad que haga conocer el producto.
En el Ecuador no existen tantas ocasiones, temporadas o fechas célebres como en otros países. Por ello, fuera de estas, se recomienda nuevamente usar la creatividad para vender al consumidor los beneficios del producto; no es lo mismo vender una pasta dental, que vender una bonita sonrisa. Las marcas deben probar, arriesgarse y ofrecer algo original que llame la atención y salga de lo común.
La segunda parte de la labor es buscar que el cliente regrese al local y empezar a generar “fidelidad”. Lo más importante para una de estas estrategias es que el consumidor pruebe y repruebe. La buena atención es fundamental y va desde la comodidad de las instalaciones, hasta el ambiente, que debe ir de acuerdo al target.
Generalmente, la temporada del año más baja es en las vacaciones de los niños, ya que en gran parte del tiempo se encuentran distrayéndose fuera de casa. “Hay que ir a donde están los consumidores”, dijo Añez, apoyando a la interacción y publicidad en la calle. Si los medios cotidianos como la radio o la televisión no están a disposición directa de los consumidores, hay que recurrir a encontrarlos en donde se encuentren.