Una tradición en la época navideña, en empresas y entre las familias. En este 2016, las canastas se pueden encontrar entre US$ 5,99 y US$ 199,99; la variedad de productos y la presentación hacen la diferencia. Así mismo las fundas de caramelos, siempre han sido “must” en los hogares y todos los regalos de navidad, hoy, su precio está entre US$ 0,85 y US$ 4,99; los productos y la cantidad son las variables. Las fundas de caramelos se venden más que las canastas aunque no igual que el año pasado.

Según el diario El Comercio, “para abaratar los costos los negocios realizaron cambios en los productos y las presentaciones. En Supermaxi, Tía, Santa María, Akí y locales como la Bola de Oro se armaron fundas, cajas de cartón o plásticas, contenedores y las tradicionales canastas navideñas. El primer cambio que se observa este año son los precios, que oscilan entre USD 5,99 y 199,99”.

Megamaxi, Supermaxi y Aki ofrecen productos similares en la categoría económica; así mismo Mi Comisariato y Tía. Las ofertas más costosas incluyen licores, aceitunas y chocolates de alta gama; mientras que las canastas navideñas más económicas, sean en cartón o un envase plástico, contienen productos de primera necesidad, tales como fideos, arroz, azúcar, aceites, entre otros, los precios de estos paquetes varían entre US$ 16 y US$ 40.

En el local la Bola de Oro, ubicada en el sector de Santa Clara, en el centro norte de Quito, los productos que se eliminó en las canastas económicas son vinos o espumantes. Susana Ruiz, propietaria de este negocio, señaló que “antes se colocaban licores como whisky, pero hoy no es posible porque el precio sube y los clientes no compran”.

Según Rubén Salazar, gerente corporativo de Supermaxi, en el 2016 hay canastos con precios más asequibles que en el 2015  y se maneja la misma variedad de productos. Con esa estrategia se espera que este año las ventas igualen a las del año anterior (no se especificó el monto).

Considerando los diversos factores que caracterizan a la economía del país, Tía espera que la demanda de canastas sean la misma del año pasado. En locales comerciales pequeños, las ventas aún no despuntan como años anteriores.

En la Bola de Oro se optó por armar canastas según el presupuesto de sus clientes, dice Ruiz. “Las minicanastas (fundas) son una presentación más modesta, menos costosa, pero se da prioridad a los productos de calidad. Se llaman las minicanastas”. Humberto Céspedes, propietario de otro local ubicado en el sector de Santa Clara, en el norte de Quito, cuenta que las ventas están bajas. Detalló que hace cuatro años vendía 1 000 canastas, pero hoy no llega a 300. Jacqueline Bahamonte, cliente, destinó un presupuesto de USD 100 para la compra de cuatro fundas navideñas. Considera que es una opción ideal para regalar a sus amigos en esta temporada.