[quads id=1]

Un reporte de CNN Expansión reseña los “mejores errores” de varios CEOs de multinacionales. A continuación presentamos un extracto de esta información:

Ernesto Hernández, presidente y CEO de General Motors México dice: “Fui a hablar con el grupo directivo, en específico con el entonces presidente, para preguntarle cuál era mi plan de carrera… Esperaba una recompensa superior a lo que pasó, pues terminé el proyecto y regresé a mi asignación. Él planteo: A ver, no entiendo. Vienes conmigo a hablar de tu plan de carrera y, sin embargo, no traes nada. Si tú supones que depende de mí, ése es un primer tema que tenemos que abordar. Nadie va a hacer absolutamente nada que no hayas propuesto o decidido tú. Nadie va a empujar por tu carrera más que tú. Dicho eso, cuéntame, ¿qué es lo que quieres hacer? Yo, desafortunadamente, en ese momento no tenía una respuesta, entonces me marché…Pero me sirvió mucho, es de lo que más aprendí, porque me hizo recapacitar y pensar en todo esto: es verdad, nadie tiene el control de la carrera de una persona más que ella misma”.

Blanca Treviño, presidenta y directora general de Softtek, dice que su error fue perder un poco el piso: “Aceptamos la inversión de otra empresa y, con ésta, vino una serie de decisiones de invertir más allá de nuestra capacidad real, asumiendo que el crecimiento se iba a dar y que aunque no existieran recursos, no iba a haber problema. Pero cuando ya tienes una empresa con cierto número de colaboradores que decidieron entrar a una compañía que les ofrecía oportunidades, no se vale llegar al día 15 y decirles “como yo quería arrancar este negocio, no tenemos para la nómina”. Eso me parece injusto y fue algo que ocurrió con nosotros. Afortunadamente, eso cambió drásticamente, pero fue un error muy ilustrativo y supimos aprender de él. Doloroso, porque afectamos a personas que siguen creyendo en nosotros porque les dimos la cara, pero injusto porque no tendrían que haberlo vivido”.

Antonio del Valle Perochena, presidente de Grupo Financiero Ve por Más dice: “A los 19 años fundé, con un buen amigo, un negocio pequeño pero que, en el corto plazo, dio extraordinarios resultados. Iniciaba mi carrera universitaria y tenía recursos, que, para mi edad, eran más que suficientes…Descuidé mis estudios y comencé a tener malos resultados, por lo que decidí que lo mío eran los negocios y dejé la universidad. A los pocos meses, por una pobre visión, falta de experiencia y una mala lectura del mercado, mi negocio desapareció. En un instante estaba fuera de la universidad y sin empresa. Seguía necio en que lo mío era el trabajo. Mi padre me puso dos condiciones: Si quieres trabajar, me parece muy bien, pero no puede ser en la empresa familiar ni en la Ciudad de México. Conseguí un empleo en un McDonald’s de Guadalajara, alejado de la familia. Trabajaba de martes a domingo en la cocina, en el restaurante, en mantenimiento o en el almacén.  Al año volví a la universidad, convencido de que para tener éxitohay que prepararse”.

Jaime Alverde, director de operaciones de Grupo Gigante y director general de Grupo Gigante Inmobiliario hace referencia a la frase “There’s no free lunch” y dice: “Una vez un amigo me dijo: Vamos a poner un negocio de internet y nos vamos a hacer ricos en dos años, porque viene esta tecnología de no sé qué… Yo acababa de regresar de la maestría en Estados Unidos. Fue hace 18 años. Claro, contra lo que pensamos que íbamos a recibir se nos hizo muy barato. Un año o dos después me regresó un cheque de 80 dólares. Lo tengo enmarcado en mi clóset y lo veo para acordarme.  Aprendí que no hay soluciones mágicas. No hay más que trabajar y hacerlo en equipo. Las cosas no se obtienen de otra forma más que trabajando”.

Ricardo Salinas Pliego, presidente del consejo de administración de Grupo Salinas dice: “Hace tiempo creí poder salvar de la quiebra a Circuit City, la segunda compañía distribuidora de electrónicos y electrodomésticos de Estados Unidos…Empecé a comprar acciones de Circuit City durante la primavera de 2008…Sin embargo, muchas variables, sobre las que no tuve control, fueron adversas y no logré mi objetivo.La pérdida de valor de las acciones que compré fue un aprendizaje caro. Perdí y punto. Pero, como dijo Warren Buffett: “No tienes que recuperar tu dinero de la misma manera en que lo perdiste”.

Fuente: CNN Expansión