[quads id=1]

“La industria (automotriz) cambiará en los próximos 5 a 10 años, más que en los últimos 50 años” fueron unas de las palabras de inicio de la presentación de Mary Barra, CEO y Chairman de GM.

Todos los analistas en medios y blogs expresaron desde el mes de noviembre del año anterior sus deseos de llegar al CES 2016 y una de sus mayores motivaciones, era ver lo nuevo del sector automotriz. Marcas como BMW, Audi, Toyota, Chevrolet, Volkswagen, Mercedes y otras, confirmaron poco a poco su participación para el lanzamiento y exhibición de sus modelos, como es costumbre en el CES, los prototipos del futuro.

GM de la mano de Mary Barra, la primera mujer CEO de una empresa automotriz, puso el toque en la presentación de su nuevo producto. Y no solo el toque femenino, sino el de parar los prototipos que vendrán en un futuro “lejano”; todo lo contrario, muy enfática dijo: “estará en producción este año”. Se refería al Bolt EV 2017 de Chevrolet que presentó en el escenario, luego de brindar algunos datos importantes de la industria, la visión de empresa y los valores de marca.

Barra mencionó que la empresa está llevando a cabo varias iniciativas que les permita capturar la convergencia de la conectividad, la electricidad y la autonomía (manejo autónomo de los vehículos). Según la primera mujer de los negocios, declarada así por la revista Fortune en septiembre, al final de 2016, la marca tendrá más de 12 millones de vehículos en el mundo con conectividad y destacó que en los Estados Unidos se vende un auto nuevo cada dos segundos.

Apuntó que la electricidad es un factor cada vez más importante en el mundo y más, al sumar 1.2 billones de smartphones existentes. “La (electricidad) damos por segura”. Otro factor que resaltó es que la forma de moverse de las personas está cambiando para siempre.

Chevrolet hace una irrupción en el mercado de vehículos eléctricos importante. Rompe mercado con el precio (US$ 30.000) en los Estados Unidos, lo califica como “mucho más que un auto” usa la tecnología que simplifica la vida de los consumidores, le da seguridad, lo mantiene conectado con el mundo y garantiza 200 millas por carga (según Barra, mucho más distancia que el promedio de movilidad de una persona). Todas estas características y principalmente su precio, lo convierte en un vehículo accesible para la gran mayoría de personas en los Estados Unidos.