[quads id=1]

miguelroldanLa Escuela de Empresas de USFQ  realizará una certificación internacional en coaching para la alta dirección que inicia el 4 junio.  El 17 de abril  a las 18H00 se ofrecerá un seminario práctico sobre el nuevo liderazgo y cambio de paradigma sobre los líderes llamado: “Totally Different”. En esta ocasión, para profundizar este tema nos acompañó Miguel Roldán, el presidente de TISOC: Escuela Europea líder en Coaching con sede en España y 12 años de experiencia. En la actualidad, ejerce operaciones en toda Latinoamérica y empresas ecuatorianas como: Petroamazonas, CNT, EMAP, CNT, SRI intervendrán en esta consultoría.

Desde el marketing, el coaching permite trabajar en tres áreas fundamentales: saber ser, saber hacer y el saber. Esta técnica nos permite interiorizar lo aprendido. Esta es una de las habilidades que permite desarrollar buenos hábitos, donde la actitud de un líder es lo más importante para trabajar mejor con su equipo y ante sus clientes, desde la manera de cómo presentarse corporalmente ante el otro, interactuar con los demás y ser intuitivo para obtener más información.

El coaching para la alta dirección es una herramienta dirigida a los altos directivos de una empresa, porque las decisiones deben ser tomadas con carácter estratégico. Esto permitirá convertirse en el hilo conductor entre las estrategias de la compañía  y las prácticas que deben ser implementadas en el campo laboral. Esta técnica comprende ocho demensiones del liderazgo y serán los ámbitos a profundizar en esta certificación desde diferentes perspectivas: conciencia, carácter, competencias del líder, corporalidad, aplicación del coaching, manejo de la conversacion, gestión de las  impresiones y el pensamiento sistémico-estratégico.

Lo más dificil en este proceso es reconocer las falencias y debilidades de un líder, porque implica un proceso de interiorización y tomar conciencia de las  futuras deciciones. Sin embargo, si esta técnica se pone en práctica desde los altos ejecutivos, la efectividad aumentaría en un 88%.  Por ejemplo, en un estudio realizado en mayo del 2011, Google INC., aplicó esta herramienta en sus directivos y logró aumentar sus beneficios en un 33%.

La prioridad es medir la resistencia al cambio, mediante técnicas de evaluación y diagnóstico.  De esta manera, se puede ayudar a los altos directivos a tomar conciencia de este proceso y que el resto del equipo se involucre en el proyecto. El coaching no deber ser mirado como un gasto sino como una inversión, porque existe un importante retorno de inversión e impacto en la organización. Desde este lineamiento,  se trabaja en cuatro puntos estratégicos: evaluación de la empresa, talleres de vanguardia dirigidos al capital humano y finalmente aplicar esta herramienta en equipos de trabajo, que puedan servir como puntos de referencia para la evaluación del proceso y medir el impacto.