[quads id=1]

Un gran ejemplo que fue seguido por varias otras marcas y su competencia directa. El día domingo a las 17h00 ya teníamos en Facebook la reacción de Resiflex con sus donaciones de US$ 20 para un colchón que la empresa enviaría a los centros de acopio y así, llegar a los damnificados que sabíamos iban a ser numerosos.

El nivel de reacción de una empresa mediana fue estupendo. Resiflex fue una de las primeras empresas (conjuntamente con Avianca) en reaccionar al terremoto del sábado 16 de abril en Pedernales. Una empresa que si bien es conocida en su sector, no es de las más grandes del país, reaccionó en solidaridad inmediatamente con lo que se iba a necesitar: su producto de toda la vida, colchones.

Tan inmediato como lo pudo hacer, puso en marcha su campaña digital. Redes Sociales fueron su primer canal y empezaron a circular el mensaje sobre su ayuda. La comunidad no tardó en reaccionar y este caso es un ejemplo de campaña digital, viral y social; pero más allá de esto, un ejemplo en reacción operativa. 

Su facebook fue el canal de anuncio, pero inmediatamente pasó por whatsapp, twitter y todas las otras redes sociales que los ciudadanos usan. Conversamos con Christian Aizaga, gerente de marketing de Resiflex conversó en exclusiva con nosotros para comentar la experiencia.

Con valor al costo US$ 20, todas las personas podía donar un colchón, la idea empezó con una cuenta de una socia de la empresa para mantener la independencia de los ingresos de la empresa, pero luego pudieron (el lunes por operatividad) organizar las cuentas de la empresa de forma oficial.

Pudimos ser testigos de la solidaridad de las personas, pero eso puso a prueba la respuesta que los colaboradores debían tener en la empresa, así como sus canales de comunicación. Tal es así que pusieron a funcionar el punto de pago en su sitio web, el e-commerce entró en acción y con una forma que no se había experimentado en Ecuador. Gracias a su carrito de compras, los pagos se realizan con mayor facilidad y desde cualquier parte del mundo, según Aizaga, han recibido pagos de Australia, Francia, Chile y más países alrededor del mundo. Los colchones han sido entregados directamente en los centros de acopio.

“Esperamos que el apoyo de la gente siga hasta cuando se necesite porque esto es un esfuerzo a corto y mediano plazo” señaló Aizaga.

Un caso de solidaridad que ha puesto a prueba la reacción, el ingenio, la creatividad, los canales de comunicación y la operatividad. Escuche la entrevista completa en SoundCloud.

AQUI EL LINK PARA QUE PUEDAN OPTAR POR REGALAR COLCHONES A LOS DAMNIFICADOS