[quads id=1]

“En la era de la transformación digital, los consumidores se ven inundados de mensajes de marca y el comportamiento de compra ha cambiado. Los consumidores ya no quieren anuncios constantes y no les interesan las narrativas tradicionales aprobadas por la marca. Los compradores modernos son independientes. Realizan su propia investigación, leen reseñas en línea y tal vez incluso revisan la ética de las empresas con las que hacen negocios” dice Curtis Sparrer, director de Bospar, en una columna de opinión en AdWeek.

Sparrer resalta que la responsabilidad social es el nombre del juego, con el 73% de los Millennials dispuestos a pagar más por un producto sostenible. Las empresas no solo necesitan cambiar los tiempos y obtener sus suministros y recursos de forma sostenible, sino que también deben cambiar la forma en que se comunican con su audiencia.

En este contexto, Sparrer reseña dos formas interesantes en que la RSE está impactando en lo creativo en la era de la transformación digital:

Omnichannel Marketing: Brinda a los consumidores la libertad de definir sus propias rutas. A medida que cambian de su escritorio, a su dispositivo móvil, y de su televisor, a un catálogo en la tienda, el mensaje debe ser coherente en todo momento. Por lo tanto, en lugar de un flujo incesante de anuncios aleatorios, los anunciantes deberían adoptar un enfoque más suave y sincronizado. Los consumidores deben recibir una combinación de consejos, incentivos, contenido interesante y ofertas congruentes con sus preferencias. La publicidad debe adaptarse a través de notificaciones push y georeferencias, para comercializar a una audiencia de una manera personalizada, consistente y relevante en todos los canales.

Un enfoque en la sostenibilidad: Con la demografía del milenio demostrablemente a favor de la sostenibilidad, las marcas que respetan el planeta están llegando a la cima. “Las marcas que son honestas sobre el efecto que sus productos y servicios tienen en el medioambiente son mejor recibidas por personas que valoran la sostenibilidad”.

Fuente: AdWeek