[quads id=1]

El foro «Pobreza y desigualdad escondida” reunió en Ecuador a destacados expertos  para debatir cómo puede la innovación social contribuir a la lucha contra la pobreza, informó el Banco de Desarrollo para América Latina CAF. Durante el evento se presentó el informe ‘Las dimensiones faltantes en la medición de la pobreza’ y la herramienta del ‘Semáforo de eliminación de pobreza’, ambas iniciativas impulsadas por Innovación Social de CAF.

Como parte de la jornada, se realizó un conversatorio moderado por Sergio Guerra, economista de CAF  en el que participaron Valeria Llerena de la Red de Instituciones Financieras de Desarrollo, María José Enríquez, coordinadora del Plan “Toda una vida”; Allison Vásconez de ONU Mujeres, Diego Zavaleta de Oxford y Eduardo Gustale de Fundación Paraguaya

“Para que la lucha contra la pobreza sea más eficiente, los gobiernos latinoamericanos deben incorporar nuevos indicadores que permitan captar dimensiones olvidadas, como la inseguridad ciudadana, el bienestar psicológico o el aislamiento social”. Esta es una de las principales conclusiones a la que llegaron los expertos reunidos en el foro organizado por CAF y FLACSO.

La jornada fue inaugurada por Isabel Maldonado, secretaria técnica del Plan Toda Una Vida;  el director de FLACSO, Juan Ponce; y Bernardo Requena, representante de CAF en Ecuador, quien destacó que “la desigualdad y la pobreza en la región continúan como retos críticos para los países, lo cual pone de manifiesto la importancia de contar con una mirada diferente y complementaria así como de métricas sencillas que incorporen de forma pragmática dimensiones subjetivas que complementen las dimensiones tradicionales”.

Requena reivindicó el apoyo de CAF al país “a través de inversiones para la atención de los sectores más vulnerables y la mitigación de las brechas sociales a través de proyectos en sectores como agua, saneamiento, energía, infraestructura y educación”.

Ana Mercedes Botero, directora de Innovación Social de CAF, aseguró que “la innovación social es una herramienta clave para promover el desarrollo sostenible, contribuir con la resolución de algunos problemas sociales del siglo XXI e impulsar nuevos paradigmas de desarrollo que contribuyan con programas sociales y políticas públicas más efectivas”.

“Necesitamos complementar las formas de medir pobreza multidimensional con herramientas que involucren a los colectivos vulnerables en su propio diagnóstico y diseño de soluciones, al tiempo de incorporar dimensiones invisibles de naturaleza emocional y sicológica” afirmó Botero.

En el evento se presentaron dos metodologías innovadoras apoyadas por Innovación Social de CAF: las dimensiones faltantes en la medición de la pobreza y el ‘Semáforo de eliminación de pobreza’. La primera propone la incorporación de variables vinculadas a las capacidades humanas, más allá del ingreso, como el empoderamiento, la seguridad física, el sentido de vergüenza, la conectividad social y otras. La segunda, es una herramienta que permite a las familias medir su nivel de pobreza e identificar estrategias personalizadas para solucionar sus carencias específicas.

Según Diego Zavaleta, de la Iniciativa de Pobreza y Desarrollo Humano (OPHI) de la Universidad de Oxford, “la idea es capturar información que hasta ahora ha quedado por fuera de los análisis tradicionales de la pobreza”.

Eduardo Gustale, de la Fundación Paraguaya, afirmó que “las familias deben ser las protagonistas de su propio desarrollo para encontrar soluciones sostenibles y duraderas a problemas de pobreza multidimensional”.