“La transformación digital no es un tema de cambio de imagen o una línea de productos renovada. El proceso es diferente para cada empresa. Algunos tendrán que dar pequeños pasos para modernizarse, como los supermercados que permiten a los clientes ordenar en línea. Otros tendrán que reconsiderar su modelo de negocio principal en conjunto “ dice Chris Belli, vicepresidente de marketing y desarrollo empresarial en la consultora Studio Science en un artículo para AdWeek.

Belli cita el caso de Blockbuster, la cadena de alquiler de video, que anunció recientemente que estaba cerrando uno de sus seis lugares restantes en Alaska. “Blockbuster, en otras palabras, fue forzado a salir del negocio por otros — Netflix, Hulu y HBO — que se transformaron digitalmente”.

“A medida que la gente se mueve más en línea, las empresas que no se actualizan, se convertirán en notas al pie de la historia, mientras que las empresas que se adentran en el desafío de la transformación digital continuarán” resalta Belli.

Sin embargo destaca también que “las luchas de los gigantes como Sears, GE, Kodak y Barnes & Noble, entre otros, testimonian lo arriesgada que puede ser la transformación digital”. Ante este escenario, realiza un listado de cuatro fallas detectadas en empresas que no han logrado dar el salto hacia la transformación digital:

Falla 1: Dejar que suceda de forma orgánica

A medida que las empresas se apresuran a mantenerse a la vanguardia y satisfacer las necesidades cambiantes de sus clientes, los esfuerzos para implementar nuevas tecnologías toman un enfoque urgente y ad-hoc. Esta es la etapa en la que muchas compañías se estancan. Un departamento transformado digitalmente es mejor que ninguno, ¿o no?

Por contradictorio que parezca, el CEO debe ser el que lidere la transformación digital. Aplicar una perspectiva general para establecer prioridades y seleccionar áreas en las que la transformación digital puede tener el mayor impacto permitirá un despliegue estratégico de la transformación digital en toda la organización, en lugar del enfoque disperso y fragmentado que tan a menudo sucede en la práctica. La coordinación de los sistemas y departamentos de arriba hacia abajo dará como resultado un enfoque alineado que ahorra tiempo y dinero.

En suma, no dejes que la transformación digital suceda. Ser estratégico dará sus frutos.

Falla 2: Ignorar las perspectivas externas

Muchas empresas consideran que antes de desembolsar efectivo y recurrir a un consultor externo, la compañía debería fortalecerse internamente.

La mayoría de los CEOs pueden beneficiarse del asesoramiento de expertos cuando se trata de encontrar el sentido del verdadero norte de las empresas digitales. Ir solo podría encajar bien en la narrativa del CEO de cowboy. Pero la verdad es que la competencia es demasiado estricta y el ritmo del crecimiento tecnológico demasiado rápido, como para intentar cambiar la transformación digital con una sola mano ejecutiva.

Consulta con expertos cuando te quedes estancado. Al final del juego, queda poco tiempo para los errores.

Falla 3: No pensar en la cultura empresarial

Al ceder a la tendencia natural de ser reacios al riesgo, algunas empresas encuentran su transformación digital estancada mientras que los competidores evocan productos que de repente todos están usando.

Si bien el cambio debe ser encabezado por el CEO, todos, desde los diseñadores hasta los ingenieros, pasando por todo tipo de trabajadores diferentes, deberían participar en las discusiones y la experimentación. Si los trabajadores son penalizados por nuevas ideas, se quedarán callados, al igual que cualquier innovación que de otro modo hubiera sucedido.

Establezca una cultura en la cual fluya naturalmente la transformación digital: fomente el pensamiento ágil, el desarrollo de productos y la innovación. Si la cultura es antagónica a la transformación digital, el cambio no será fácil.

Falla 4: No se trata del cliente

La transformación digital no se trata del cliente: se trata del negocio.

Simplemente pregúntele a BlackBerry por qué Apple y Google lo sacaron del mercado.. Esto no quiere decir que debe apresurarse y utilizar todas las nuevas tecnologías para mantener contento a su base de clientes. De hecho, lo más probable es que haga lo contrario.

Lo que tendrá que hacer es averiguar sinceramente qué quiere su cliente y luego entregárselo de la manera que mejor funcione para él.

La transformación digital es el enfoque proactivo de la idea de que “el cliente siempre tiene la razón”. El aspecto esencial de la transformación digital es comprender cómo las personas desean interactuar con una empresa. Cada decisión debe ser impulsada por cómo los resultados atenderán las necesidades y deseos de sus clientes. Aprenda lo que sus clientes quieren y encuentre una forma de entregarlo. Ignore a su cliente y se ignorará usted mismo

Finalmente Belli concluye enfatizando en que “solo las empresas que puedan mantenerse al día sobrevivirán. La transformación digital es un proceso con el que las empresas deben ser consecuentes”.

Fuente: AdWeek