[quads id=1]

El 25% de los ecuatorianos relaciona la responsabilidad social empresarial con el cumplimiento de las leyes y obligaciones y el 60% con el respeto hacia los empleados.

Así lo revela un estudio de la Cámara de Comercio Ecuatoriano Americana, acerca de la percepción de los ecuatorianos frente a responsabilidad social de las empresas.

Lourdes Coronel, coordinadora de la Cámara de Comercio Ecuatoriano Americana, señaló que los ecuatorianos conocen más aquellas empresas que son socialmente responsables cuando lo están comunicando a los consumidores, sin que se perciba como un tema publicitario, sino a través de una actitud autentica de las compañías.

Una empresa socialmente responsable es aquella que cumple con un conjunto de normas y principios referentes a la realidad social, económica y ambiental. Además, establece como principales estándares en su cultura organizacional, la ética y la moral.

Cuando se les preguntó acerca del ideario de una empresa socialmente responsable, el 53% cree que son extranjeras y el 73% las relacionó de acuerdo a su tamaño como compañías grandes. Según estos datos, existe una falsa concepción acerca del verdadero significado de responsabilidad social empresarial. El 86% cree que deben ser reguladas por la ley, con carácter mandatorio y quien debe velar este proceso debe ser una entidad pública.

Lourdes Coronel precisó que este término debe ser claro y sencillo para que las personas puedan comprender mejor esta definición: “(…) esta implicación va más allá de lo que la ley dice.”

Existe un compromiso por parte de los ciudadanos en relación con los ‘productos verdes’. Sin embargo, la mayoría de los encuestados estaría dispuesto a pagar sólo un 10% más por esos productos.

Una de las maneras más eficaces para que los consumidores se enteren sobre la responsabilidad social empresarial es a través de la televisión y del boca a boca.

Las campañas más recordadas por los ecuatorianos son aquellas que han abordado temas relacionados con el medio ambiente y el apoyo a la comunidad como: el proyecto de ayuda social, Un techo para mi país, las botellas plásticas ecoflex de Dasani y las fundas plásticas biodegradables de Supermaxi.

La muestra contempló 1000 casos de análisis, por medio de encuestas realizadas cara a cara en los hogares seleccionados en Quito, Guayaquil, Cuenca y el Oriente.