[quads id=1]

En la noche en que el más grande se hace pequeño, (cfr.Jn 13, 3-5), el Pontífice improvisa la homilía de la Misa de la Cena del Señor, y da una reflexión con tres palabras claves: Eucaristía, servicio y unción…Y dirigiéndose a los sacerdotes les deja el siguiente mensaje: “Sean grandes perdonadores”.

Quito, 09 de abril del 2020.- El día en que la Iglesia conmemora la Última Cena celebrada por Jesús con sus doce discípulos, el día que dio marca al inicio del Triduo Pascual, el Papa Francisco lo conmemora con Santa Misa celebrada una Basílica semivacía.

Una Misa sin duda inusual, dada la pandemia que vivimos actualmente. Este año, los ritos no están presentes ya que por motivos del COVID19, las autoridades han pedido distanciamiento social para evitar la propagación del virus.

Sin embargo, la Comunión de la Iglesia es latente: en hogares convertidos en templos domésticos gracias a la tecnología, la creatividad y los medios de comunicación.

Eucaristía, servicio y unción son las palabras clave del Pontífice para desarrollar su reflexión.

De igual manera habló sobre los sacerdotes, quienes son ungidos, por el Señor; para hacer la Eucaristía y para servir. Reflexionó y oró por aquellos sacerdotes que han muerto haciendo servicio en esta pandemia, y agradeció el trabajo incansable de aquellos sacerdotes anónimos y buenos.

Concluyó la homilía, exhortando a los sacerdotes a ser “grandes perdonadores”.

A continuación te dejamos en enlace a la misa del Papa Francisco:

Te recomendamos Quedarte en Casa! Respetar las disposiciones de las autoridades y así aportar tu grano de arena en esta lucha contra el virus que ha cambiado la vida del mundo. 

MAPA Interactivo de la PAHO (Organización Panamericana de la Salud) con la información al instante de los datos en la Región de las Américas.