[quads id=1]

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) presentó los resultados del  Índice de Precios al Consumidor (IPC), reportando una inflación negativa de -0,004% en julio de 2018. La variación de precios del mes con respecto al mismo mes del año anterior, es de -0,57%.

“El nuevo retroceso representa el cuarto en lo que va del año. En junio, el índice había cedido -0,27%, -0,18% en mayo y -0,14% en abril. La baja acumulada de -0,19% entre enero y julio contrasta con el registro de 0,18% en el mismo periodo del año pasado” dice el informe.

Se completan así 11 meses consecutivos (desde septiembre 2017) de variaciones negativas interanuales del IPC.

Según los resultados del Índice de Precios al Consumidor (IPC) los rubros de Alimentos y Bebidas no alcohólicas”, “Prendas de vestir y calzado” “Transporte”  y “Restaurantes y hoteles”, están entre los que más han bajado sus precios en forma anual.

Además las ciudades de Guayaquil, Esmeraldas, Machala, Manta, Santo Domingo, Loja, Cuenca y Ambato presentaron una reducción en su IPC y solamente Quito tuvo una variación positiva respecto al año anterior.

Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal dijo en entrevista para Ecuavisa que “esta inflación negativa se da luego de que en la bonanza, la década pasada, los precios subieron aceleradamente porque hubo muchos ingresos de petrodólares por los precios del crudo…se llega al punto de que las empresas deben comenzar a reducir sus precios para seguir vendiendo. Y esto estamos viviendo desde septiembre de 2017. Es un proceso necesario para abaratarse luego de que la economía se había encarecido durante la bonanza”.

Agregó que “es un proceso necesario porque no podemos seguir siendo un país tan costoso. Los precios tienen que reducirse para retornar a un nivel competitivo. Cuando se reduzcan lo suficiente podrá ser de nuevo rentable producir más, vender más”.

Mientras que el análisis de Revista Gestión señala que “la persistencia de la caída de precios en el Ecuador puede ser explicada de dos formas: la primera se refiere a que los precios de la economía se están ajustando a partir de los recientes  acuerdos comerciales, lo cual hace que las materias primas sean más baratas y por lo tanto los precios de venta al público también bajen, y la segunda, que afirma que existe una caída en la demanda de productos, por lo cual los vendedores se ven obligados a bajar sus precios para así obtener ingresos. Luego de 11 meses de reducción de precios y de una inflación acumulada negativa, la segunda alternativa parecería explicar mejor la situación del país”.

Para revisar la presentación completa de los Resultados Índice de Precios al Consumidor (IPC), clic aquí
Fuentes: INEC, Ecuavisa, Revista Gestión, El Comercio