Las mujeres se destacan más en las áreas de marketing y ventas en las empresas ecuatorianas según el estudio de Deloitte para este 2017 sobre el rol de la mujer ejecutiva en Ecuador. 

En la empresa ecuatoriana, el 27% de accionistas son mujeres. Con respecto a cargo de altos ejecutivos la participación de mujeres se distribuye: el 5% de presidentes, el 6% de vicepresidentes y el 17% de gerentes generales. Marketing y Ventas son las áreas donde más mujeres participan, alcanzando un 30%, seguido por el área financiera incluyendo la contable, se contempla el 28%.

El estudio de mujeres ejecutivas realizado anualmente por Deloitte, tiene como finalidad obtener una medición, en las principales empresas del país, del impacto de las mujeres ejecutivas en el mercado laboral ecuatoriano. Participaron en el estudio 100 empresas nacionales y multinacionales de varias industrias. 

El 72% de la muestra, tiene hasta 400 empleados, mientras que el 16% tiene entre 400 y 1000 empleados. El 12% restante tiene más de 1000 empleados. 

El 5% de mujeres ocupan la posición de presidente, lo que se mantiene con respecto al 2016. En vicepresidencia, el porcentaje disminuye a un 6% (8% año anterior). En gerencia general se registra un aumento al 18% (frente a 12% del 2016). Las mujeres accionistas de las empresas incrementaron cinco puntos, de 22% al 27% este año.

Respecto a las edades de las ejecutivas, la mayoría de las mujeres que ocupan puestos estratégicos se encuentran entre 30 y 35 años con 45% (incrementa frente al 39%); seguido muy de cerca por el rango entre 40 a 45 años con el 44%. El 11% restante tienen más de 45 año, lo cual se alinea con la tendencia del mercado de tener ejecutivos cada vez más jóvenes.

Las áreas donde se destacan las mujeres ejecutivas son principalmente el área de marketing y ventas con un 30%, finanzas con 28% y recursos humanos el 24% manteniendo la tendencia de ser las áreas con mayor presencia de ejecutivas. Entre otras áreas, se encuentran producción con un 9%, gerencia general con 8% el cual registra un aumento frente al año anterior (4%), y la dispersión entre otras áreas (7%), seguido de logística (7%) y tecnología (2%).

 

Se consultó a las empresas qué políticas de flexibilidad laboral tienen para madres ejecutivas. Entre las que se destacan los permisos especiales relacionados con la familia con el 33% notando que disminuye dos puntos frente al año anterior (35%). Le siguen flexibilidad de horarios con el 23%, el período de maternidad y lactancia que  son beneficios legales (19%) y el trabajo desde casa un (13%). A pesar de que no todas las empresas tienen políticas establecidas, se muestran flexibles en cuanto a permisos, horarios, entre otros.

De acuerdo a las encuestas, el 54% de las madres ejecutivas limitan sus carreras profesionales por buscar equilibrio entre el trabajo y la familia.

Las razones principales para que se den diferencias salariales; las primeras radican en menos negociación por parte de las mujeres con el 24% y con el mismo porcentaje se dijo que no existen diferencias, seguidos por la cultura, es decir en la creencia de que los hombres deben ganar más que las mujeres: el 23% y con igual porcentaje no se valora de igual forma el trabajo, a esos le siguen otros motivos con el 4% y por último las remuneraciones y comisiones mayores a hombres 2%.

Según la encuesta realizada en el tema de la percepción de si las mujeres ejecutivas tienen las mismas oportunidades que los ejecutivos, un 51% opina que sí.

Sobre la equidad de género, el 79% opina que contribuye altamente a la competitividad de la empresa, mientras que el 13% opina que de manera baja y apenas el 8% opinó que no hace diferencia alguna.