[quads id=1]

Salimos del día de la Madre, una alegría para el corazón en la mitad de esta pandemia, a encontrar la triste realidad que, en un país dividido, es necesario un gobierno eficiente y con visión de futuro para superar los obstáculos sin precedentes en magnitud. Clave es invertir en salud y ayudar a más de 2 millones de hogares a ha paliar sus necesidades alimentarias, salud, etc.; mientras, se provee liquidez a las PYMES para reducir el crecimiento del desempleo.  

Este año la economía según estimaciones caería en un rango desde 4% hasta 13%, en comparación con 1999, cuando sólo cayó 4%. Por lo que el Estado, necesita volverse austero dada su necesidad de financiamiento de casi la MITAD (½) de su presupuesto o más de US$12 mil millones, por ejemplo los ingresos petroleros alcanzarán solo el 20% de lo presupuestado.

Con más de la mitad de consumidores del planeta en cuarentena se demanda menos nuestras exportaciones no petroleras, por lo que probablemente caigan unos US$1.200 millones adicionales.

Sectores que dependen de la carga aérea como las flores, pitahaya, etc. están mucho más afectados. Floricultura está trabajando entre 10% a 20% de capacidad y se espera una consolidación del sector. 

Las remesas bajarán entre US$370 a US$570 millones (el último estimado del Banco Central del Ecuador) y el turismo no se recuperará por lo menos en 18 meses reduciendo el PIB en 1.1%.  

En la coyuntura actual cuando SANIDAD <=> EMPLEO encontramos que 28 mil empresas, principalmente PYMES, suspendieron 432 mil trabajadores entre 30 y 200 días; mientras otras 5 mil empresas han reducido las jornadas laborales a 30 horas.  

Seamos propositivos, el sector de la construcción representa 10% de la economía y cientos de miles de empleos incluyendo encadenamientos industriales relacionados como el cemento, acero, entre otros. Este sector debe ser considerado como estratégico y priorizado en la Ley de Fomento Productiva para obtener beneficios tributarios y prebendas como otros sectores. 

También, se necesita extender la recuperación del 80% del IVA como sucede con proyectos de vivienda social y prioritaria, pero que no se aplica para TODOS los potenciales proyectos en los que el constructor no se queda con la propiedad.  

El turismo caerá 70% según cifras del Banco Central del Ecuador a alrededor de 1.1% del PIB, esta industria junto con restaurantes y bares necesitan una rebaja del IVA como hará Alemania. 

Una empresa cerrada no paga IVA, así que permitir que las PYMES continúen como empresas en marcha es crucial.  

Opciones viables para sobrevivirle a la crisis

Traer fondos de ecuatorianos en el exterior que se estiman desde US$30 a US$40 mil millones. Argentina y Chile han ejecutado sendos programas de repatriación de capital o blanqueo de capitales como se les llama. La experiencia argentina fue exitosa, siendo una opción válida para usar esos dineros en proyectos de infraestructura en conjunto con Alianzas Publico Privada (APPs) para reemplazar la actual reducción de la inversión pública.  

Hay una idea de la Superintendencia de Bancos junto al sistema financiero para generar un fideicomiso de US$500 millones bajo el manejo de la CFN que ayude a dar liquidez a las PYMES viables. Sin liquidez muchas empresas solventes quiebran.  

Ecuador debe renegociar con China a la que le debemos US$5.800 millones similar a lo planteado voluntariamente por el Club de Paris, un plazo de gracia de años para pago de intereses y amortizaciones, con potencial reducción de los intereses. También se habla de un nuevo crédito chino de unos US$1.500 a US2.500 millones.

Para más, la pandemia del COVID-19 es producto de un virus que salvo que se encuentre una vacuna o nos volvamos cuasi-inmunes es probable que regrese como rebrotes lo que provocaría periodos de cierre intermitentes como sucede en Singapur, Corea del Sur, Madrid, y en más países. 

Debemos pensar que el riesgo post pandemia no es solo de una crisis económica sino también de una crisis social que puede desembocar en una crisis política.

 

José X. Orellana Giler, MS/MBA  

@jose_orellana_g