[quads id=1]

mariaisabelguerreroDolce es una empresa joven que nació hace 3 años en Quito, con  la idea de ofrecer al público, en especial a los niños, un espacio interactivo donde puedan vivir la experiencia de crear un amigo de peluche, a través de un proceso que sigue varios pasos que comienza desde la selección del muñeco a crear, el relleno, hasta los accesorios.

María Isabel Guerrero, Gerente de Dolce, conversó con Marketing Activo sobre este tema.

María Isabel Guerrero sostuvo que para crear estos peluches, se utiliza un corazón y cada uno tiene un significado según el color mágico, se le pone un sonido, se pide un deseo, hay opciones de grabar un mensaje con la propia voz, se lo baña, se lo perfuma, se lo viste y se escoge entre más de 150 opciones de accesorios, y finalmente se hace una partida de nacimiento, para que luego el creador del peluche se tome una foto con el oso, y se lo llevan en una cuna como recién nacido.

Con la creación de estos peluches se pretende rescatar la imaginación en los niños, regresar a los juegos tradicionales, olvidarse de la computadora y de los problemas cotidianos.

Además el objetivo de esta empresa es llegar al público joven y adulto, pues la sensibilidad está más a flor de piel en este mercado.

Guerrero sostuvo que se genera un vínculo afectivo con el peluche, es algo que desde la selección se pone el corazón y los sentidos, pues se abraza el peluche, y se siente cariño por el producto creado; además manifestó que los  niños se esfuerzan por regresar a la tienda y comprar accesorios, mucha veces los padres de familia les regalan ropa como premios.

Los dueños de Dolce intentan mantener un costo similar a cualquier peluche en las jugueterías, sin embargo, lo que incrementa es el costo de los accesorios.

Las épocas más vendidas del año son: Navidad, el día del niño, el día del amor, pero la temporada de vacaciones también tienen mucha acogida pues es como el premio que reciben los niños por pasar el año escolar.

El personal que trabaja en esta empresa se somete a un proceso de selección previo, y se escoge a todas aquellas personas que tienen don de gente y capacidad para tratar con niños, además los vendedores están pendientes de cada temporada para tener accesorios diferentes para cada estación con normas europeas y americanas.