[quads id=1]

volkswagenLuego de la expectativa generada en torno a los anuncios publicitarios presentados durante el Super Bowl, Volkswagen exhibió dos nuevos spots. Mask y Baby son el fruto de la unión entre la marca automotriz, la agencia Deutsch Los Angeles y el director Noam Murro.

 

Los dos spots muestran historias fuertes, en las que el automóvil parece ser un actor secundario, pero en realidad es su punto de partida. Los spots fueron diseñados para sus modelos Jetta y Beetle Convertible. Tim Mahoney, jefe de marketing de Volkswagen, fue el responsable de su presentación.

 

Se estrenaron justo cuando las marcas se recuperan de las millonarias inversiones realizadas para la presentación durante el Super Bowl. Recordemos que cada anuncio costó entre USD 3.7 y 3.8 millones, por cada 30 segundos. Volkswagen participó con un controversial spot, en que un hombre de Minesotta hablaba con acento jamaiquino, lo que despertó la crítica por racismo.

 

Ahora Mask describe la historia de un hombre entrando a una tienda, con un pasamontañas. El resto de clientes, poco a poco, buscan donde esconderse y el tendero no se atreve a cobrarle. Al salir, se puede ver (por primera vez) el auto convertible y a una sirena de policía sonar a lo lejos.