[quads id=1]

La nueva estrategia de diseño combina el lenguaje de la tecnología con el uso de cosméticos con el fin de brindar una nueva experiencia a sus clientes.

Gestos usados usualmente en la tecnología como swiping y scrolling han sido implementados en diseños ergonómicos en los innovadores empaques de cosméticos, proyectando el movimiento que los consumidores han experimentado al usar sus smartphones.

Desde lápices labiales hasta empaques de perfumes han sido adaptados con modelos inspirados en la tecnología para simular el uso diario de aparatos tales como la computadora o el teléfono celular. La Project Manager de Nest Filler, empresa estadunidense que se dedica a crear empaques para cosméticos, Irene Kim afirma que su meta era crear empaques que fuesen controlados con gestos que se utilizan en el día a día con el objetivo de involucrarse más con los clientes.  Esta innovativa manera de empacar es importante para resaltar cómo marca en la industria de la belleza.

Se trata de crear diseños que se adapten al cuerpo y que el movimiento hecho para utilizar los productos sea como una extensión del cuerpo, idea que ha sido utilizada para el desarrollo del diseño tecnológico desde la aparición de los smartphones.

Marcas importantes de cosméticos tales como Lilah B y Pennelli Faro han implementado esta tecnología en el diseño, creando cepillos de pelo que se adaptan a la mano o perfumes con aplicadores deslizables, brindando una nueva experiencia al consumidor.

Cheryl Yannotti Foland, la fundadora de Lilah B´asegura que los nuevos diseños  “ayudan a simplificar la rutina de embellecimiento con una experiencia lujosa y sensorial”