[quads id=1]


La final del mundial de futbol 2006 en Alemania fue vista por 715 millones de personas aproximadamente. Sudáfrica 2010 cuenta con una estimación de 300 mil millones de espectadores para el mes del torneo, otros suman unos cuantos ojo más a esta espectacular cifra, pero está es la razón por la cual todas las marcas quieren estar en este gran encuentro.

Sin duda con la nueva tecnología, la acogida de millones de miradas se incrementará. Y esto esperan las marcas que patrocinan el encuentro más importante del mundo y no habló de lo deportivo.

El acontecimiento acoge todo lo que tiene que ver con el comercio, las marcas y el consumo. Lanzamientos oficiales de nuevos productos, merchanding, promociones, pauta publicitaria y todo alrededor del balón. Los negocios más pequeños como restaurantes –no solo en las ciudades sedes, sino en todo el mundo- esperan llenar sus salones, agotar su inventario y rellenarlo para el día siguiente.

Un mes entero se juntan las miradas del planeta sobre el torneo, en nuestro país no es la excepción a pesar de la diferencia horario y no participar con selección. Las marcas buscan la pauta publicitaria y ésta, en algunos casos asciende a más de cien mil dólares.

Lo mejor del marketing está en escena, no me refiero a las marcas que aparecen, ni a lo que los negocios pequeños o grandes pueden mostrar; me refiero a lo que está a tras del mundial, la FIFA se expone y muestra cómo se hacen las cosas en las grandes ligas para lograr miles de millones de dólares, pagar otros miles de millones, y ganar otros miles de millones o millones.
En el 2006 la FIFA generó 2.54 mil millones de dólares por concepto de ingresos en marketing y 936.9 millones de dólares por concepto de patrocinios.