[quads id=1]

La inversión de varias compañías en influencers para promocionar sus productos fue criticada duramente debido a los problemas que este nuevo método de difusión representaba, sin embargo, la inversión no ha disminuido.

El cambio de percepción con respecto a los influencers ha sido abrupto. Pasó de ser considerado el arma secreta a una práctica muy criticada entre los marketeros y consumidores. Esto se debe a la falta de veracidad del alcance de los influencers que fue tendencia, cuando gente compraba seguidores para autodenominarse influencers y recibir cosas gratis, esto desencadenó una ola de críticas hacia las marcas que publicitaban sus productos mediante estas personas. El estudio de Forrester demostró que el 15% de las inversiones terminaban en manos fraudulentas, lo cual representaba pérdidas millonarias para las empresas.

Está claro que se han presentado problemas con este método, pero la inversión de las marcas y empresas está lejos de ser recortada. Se invierte cada vez cifras más altas en este medio de difusión, lo cual demuestra que los marketeros siguen empeñados en utilizar la tendencia de los influencers a su favor.

En el estudio mencionado anteriormente, se asegura que el presupuesto es cada vez más alto y que el mismo seguirá aumentando. A pesar del alto monto destinado a los influencers, las marcas se rehúsan a seguir invirtiendo y perdiendo dinero, por este motivo la estrategia de inversión ha cambiado. Las marcas se han vuelto más selectivas a la hora de elegir las colaboraciones después de que salió a la luz el porcentaje de pérdida de inversión por influencers fraudulentos.

Esto demuestra que tanto las marcas como los consumidores han adoptado una posición más reacia hacia los influencers, convirtiéndose en consumidores y vendedores más consientes dentro de la industria de las redes sociales.