[quads id=1]

Tras la declaración de estado de emergencia por el cambio climático en el Reino Unido e Irlanda, compañías pioneras han respondido a este sentido de urgencia ambiental con innovadoras, sustentables formas de empaques. En vez de usar materiales que dañan al medio ambiente, ellos han experimentado con alternativas biodegradables que contribuyen positivamente con la causa.

Haeckels, la empresa de bienestar británica con base e Inglaterra debutó su empaque nuevo amigable con el medioambiente.  Para productos de cuidado de cabello y de piel, crearon una caja creada de micelio, la parte vegetativa de un hongo, aserrín y lino. El material es liviano y resiste el impacto y calor, el forro del empaque está hecho de papel de semillas mezclado con semillas de flores salvajes.

Las semillas pueden crecer dentro del empaque, haciendo una bomba de semillas, donde el micelio estimula el crecimiento mientras se biodegrada, creando de esta forma no solo un empaque biodegradable, sino que también incita la aparición de una nueva forma de vida.

Dom Bridges, el fundador de la marca, asegura que el reciclaje y la responsabilidad de el impacto al medio ambiente no debería recaer solamente en los hombros del consumidor, sino también en los de la marca.

Otro material que está siendo usado para empaques es el corcho. Aseguran que no es solamente necesario considerar un material biodegradable, sino también el tiempo que tarda el empaque durante este proceso.

Los consumidores van haciéndose más consientes sobre el impacto de los empaques en el medioambiente, estas soluciones sustentables ayuda a que los compradores no se sientan culpables sobre el impacto que pueda tener su compra.