[quads id=1]

La start-up francesa Frog Robotics es la creadora de un nuevo robot de no más de medio metro de altura que podría posicionarse como el primero de estos dispositivos de la compañía en entrar al mercado de consumo masivo.

Buddy, tal como se denomina a la unidad, costará sólo US$499 en su versión más simple, la que estaría lista para el primer semestre del año próximo, y hará diversas tareas: desde cosas tan sencillas como recordar las tareas pendientes, los compromisos y los recibos que hay que pagar, hasta contestar llamadas telefónicas, leer los correos y hacer un seguimiento diario en los electrodomésticos del consumo de la electricidad.

Incluso podría ser un vigilante del hogar: ya sea alertándose cuando suceda algo inusual dentro de la casa como también controlando que todas las conexiones funcionen correctamente. Es más, los dueños podrían hacer un seguimiento de lo que ocurra en su hogar desde cualquier punto en el que se encuentro a través de sus cámaras y micrófonos.

Para lograr su objetivo, la start-up ha llevado adelante una campaña de crowdfunding, en la que logró recaudar por anticipado más de cuatro veces el presupuesto previsto y en donde más de 700 futuros usuarios ya han reservado un ejemplar de Buddy.

El éxito de este emprendimiento refleja el interés que hay en la industria de la robótica doméstica, un mercado que crecerá un 17% entre 2015 y 2019, frente al de robots industriales que, ya maduro, crecerá sólo un 10%, según un informe de BI Intelligence.

Sus creadores tienen una mirada a futuro muy positiva y están convencidos de la aceptación de su robot. Incluso esperan que la comunidad de desarrolladores vea en Buddy una opción atractiva para crear aplicaciones y software especializado para esta nueva plataforma.

Artículo publicado primeramente en www.tynecuador.com