[quads id=1]

El Gobierno Nacional ha presentado el Plan de Prosperidad 2018-2021, el cual parte de la premisa de que al iniciar el actual mandato se recibió el país con una economía desbalanceada. “Recibimos un gobierno con una deuda elevada. Sin duda estamos gastando más de lo que tenemos. Y esto no ha dejado de aumentar sin que nadie se atreva a enfrentar el problema de fondo: el gasto desmedido. Es nuestra responsabilidad enmendar este camino” dice el informe presentado.

“Solamente un manejo responsable, transparente y disciplinado de los recursos y de las finanzas de todos devolverá al país la prosperidad y esperanza. Este es nuestro compromiso desde el Gobierno Nacional…El esfuerzo para reencaminar el país a la prosperidad es de todos, pero primero del Estado. Es el Estado quien más gasta y quien debe asumir el mayor esfuerzo para cambiar las cosas. Debemos ser un ejemplo para toda la ciudadanía, solo así podremos pedir esfuerzos a los demás. Nada es sencillo. Estos cambios toman tiempo; requieren de disciplina y constancia. Pero si no sembramos ahora el futuro, no habrá prosperidad para mañana” añaden.

El Plan señala que La Ley de Fomento Productivo es un primer paso para recuperar la competitividad, pues “garantiza un marco regulatorio con una ruta clara hacia el equilibrio fiscal y menor endeudamiento, a la vez que establece los mecanismos y las condiciones iniciales con incentivos para el sector productivo”.

Sin embargo, adicionalmente el Gobierno Nacional ha especificado 11 decisiones que se han tomado para «sanar la economía enferma»:
  1. Reducción del tamaño del Estado es una necesidad y una prioridad de este Gobierno. Reduciremos 20 instituciones entre ministerios, secretarías, institutos y agencias dependientes del Estado.
  2. Reducción de gastos excesivos.
  3. Transparentar las Compras Públicas, «compraremos lo estrictamente necesario y compraremos mejor, con más transparencia, control y coordinación institucional».
  4. Profundo proceso de optimización en las Empresas Públicas
  5. Sostener la inversión en infraestructura y otros proyectos de desarrollo con recursos del estado y con la colaboración con la inversión privada en el esquema APP en el período 2018-2021.
  6. Fortalecer las reservas del Banco Central del Ecuador y su capacidad técnica.
  7. Acceso a financiamiento externo estable, predecible y en mejores condiciones de plazo y tasa de interés.
  8. Aprovechamiento responsable de nuestros recursos naturales.
  9. Eficiencia y equidad – estableceremos una mesa de diálogo nacional para definir la mejor manera de focalizarlos en consenso con todos los sectores del país.
  10. Actualización del precio de la gasolina súper.
  11.  Optimización de subsidio al diésel para el sector empresarial. «No toparemos el diésel del transporte».

El Plan detalla que «estas decisiones generarán un ahorro de 120 millones de dólares anuales».

Adicionalmente, el Plan contempla medidas para proteger a los más vulnerables y otorgar más oportunidades y menos carga para los ciudadanos. Finalmente se dedica un capítulo especial a la Transparencia y combate a la corrupción.

“Somos el gobierno que más ha combatido la corrupción. Ya tenemos buenas noticias, derivadas de la cirugía mayor. Hemos identificado dinero y activos producto de la corrupción en Panamá y en Estados Unidos. Tanto la UAFE como la Procuraduría General del Estado están trabajando para traer el dinero de vuelta. Hemos contratado empresas internacionales que ya tienen pistas para encontrar el resto del dinero robado, especializadas en la investigación, localización y repatriación de activos obtenidos de manera ilegal” afirma el informe.

Entre los resultados esperados contemplan que:

“El plan permitirá cumplir con la ley para llegar al equilibrio fiscal primario, y avanzar hacia el equilibrio fiscal reduciéndolo 1.300 millones de dólares cada año hasta alcanzar un déficit fiscal global menor al 1% del PIB para 2021. Lo cual asegura la trayectoria para la reducción y control del nivel de endeudamiento”.

“Recuperaremos la confianza internacional en nuestra economía y aseguraremos el financiamiento de los decrecientes déficits fiscales con una mejora en las condiciones de financiamiento”.

“Las necesidades de financiamiento anual se reducirán de alrededor de 11% del PIB en 2017 a 3.5% del PIB en 2021”.

“Aseguraremos un incremento de la protección social para la población más vulnerable que nos permita reducir la pobreza extrema hasta el 2021, garantizando mayores asignaciones al sector más vulnerable de la población, a través del BDH, BDH variable, mis mejores años y bono Joaquín Gallegos Lara. Los recursos provendrán de la optimización de los subsidios a los combustibles y otras medidas de optimización de gastos”.

“Se inyectarán recursos para la reactivación económica y la generación de empleo por cerca de 1.300 millones de dólares entre 2018 y 2019, únicamente con recursos de la banca pública, sin afectación fiscal, para garantizar el fondeo al sector productivo en todos sus niveles con énfasis en la Economía Popular y Solidaria, Mipymes, nuestros emprendedores, el sector agropecuario y la construcción, por su alto impacto en la generación de empleo”.

Descargar el Plan Completo aquí 

Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas