Google ha anunciado que dejará de escanear los correos electrónicos de los usuarios de Gmail para segmentar los anuncios en esta plataforma, una de sus prácticas publicitarias más controvertidas. Al parecer, la decisión no habría sido tomada por el equipo publicitario del gigante de internet, sino por su unidad de servicios en la nube, que en la actualidad estaría trabajando para ampliar su cartera de clientes corporativos.

De acuerdo con una información que recoge ‘Advertising Age’, Google Cloud ofrece entre sus servicios un software, G Suite, que compite con el comercializado con Microsoft. Los e-mails de los usuarios de pago nunca son escaneados por Google, pero, ante las dudas al respecto que podrían estar teniendo los negocios que apuestan por este servicio, la compañía tecnológica ha decidido poner fin a la práctica en el conjunto de Gmail.

Los anuncios seguirán apareciendo dentro de la versión gratuita de Gmail, como mensajes promocionados. Sin embargo, en lugar de escanear el correo electrónico de un usuario, los anuncios se orientarán ahora a otra información personal que Google ya obtiene de fuentes como la búsqueda y YouTube. Los anuncios basados en mensajes de correo electrónico escaneados atrajeron demandas y algunas de las críticas más estridentes que enfrentó la empresa, pero ofrecieron a los vendedores una forma mucho más específica de llegar a los consumidores.

En la actualidad, y según con los datos ofrecidos por la propia compañía, G Suite cuenta con más de tres millones de clientes de pago, más del doble que hace solo un año.