[quads id=1]

Para llevar una correcta economía familiar, lo más importante son los hábitos que lleva cada miembro de la familia. Con un orden adecuado, la planificación correcta y cambios en el estilo de vida, la economía dentro del hogar puede estar bajo control.

Karina Díaz, experta en Educación Financiera de Fundación CRISFE, considera que “es importante revisar todos los ingresos y egresos familiares e ir adoptando nuevos hábitos para fortalecer las finanzas familiares”.

Explica que la planificación dentro del hogar parte de un diagnóstico sustentado en 4 preguntas principales:

¿Se mantiene un orden adecuado en todas las actividades diarias?

Es probable que no, el desorden lleva a perder el recurso más importante: el tiempo; el cual seguro puede traducirse en dinero.

¿Está comprometido el dinero antes de recibirlo?

Si cuando recibe dinero ya está comprometido para cancelar bienes y servicios que se consumió con anterioridad, es el momento de dejar el hábito de “comprar hoy y pagar después”.

¿A fin del día o del mes, los egresos son mayores a los ingresos?

Es el momento de organizar las finanzas, poner en orden la casa, para ello se deberá identificar todos los gastos, de forma particular: los gastos hormiga, (golosinas, cigarrillos, gustitos, otros), ya que los gastos grandes generalmente los tienes identificados. Con esa información se deberá elaborar el presupuesto familiar, implementarlo y controlarlo.

¿El estilo de vida dificulta reducir gastos?

Es necesario eliminar el hábito de pensamiento de corto plazo por un pensamiento de largo plazo, proyectándose con un plan de vida al menos para tres años.

“Con la respuesta a estas preguntas, es momento de corregir los malos hábitos y transformarlos para ordenar las finanzas familiares” sugiere la experta.