[quads id=1]

El fabricante chino de telecomunicaciones Huawei anunció el miércoles por la noche que “ha presentado una demanda de gran alcance, en un tribunal federal de Texas, Estados Unidos, que impugna la constitucionalidad de la sección 889 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2019”. A través de esta acción buscan un fallo declaratorio de que las restricciones dirigidas a Huawei son inconstitucionales y una medida cautelar permanente contra estas restricciones.

“El Congreso de los Estados Unidos ha fallado en repetidas ocasiones en la presentación de pruebas que respalden sus restricciones a los productos de Huawei”, dijo Guo Ping, uno de los presidentes rotativos de Huawei, en un comunicado. “Estamos obligados a tomar esta acción legal como un recurso apropiado y último…Esta prohibición no solo es ilegal, sino que también bloquea a Huawei de participar en la competencia justa, dañando en última instancia a los consumidores estadounidenses. Esperamos el veredicto del Tribunal y confiamos en que será beneficioso tanto a Huawei como al pueblo estadounidense”.

Según informa Huawei la sección 889 de la NDAA de 2019 “no sólo prohíbe a todas las agencias gubernamentales de EE.UU. comprar equipos y servicios de Huawei, sino que también les impide contratar o otorgar subvenciones o préstamos a los clientes de Huawei, sin ningún proceso ejecutivo o judicial. Esto viola las cláusulas relativas al escrito de proscripción y confiscación y al debido proceso, además de pisotear los principios de separación de poderes consagrados en la Constitución de Estados Unidos, porque el Congreso, al tiempo de legislar, trata de juzgar y ejecutar la ley” afirman.

 “En Huawei, estamos orgullosos de que somos la empresa más abierta, transparente y escrutada en el mundo”, afirmó John Suffolk, titular global de ciberseguridad y privacidad en Huawei. “Huawei tiene integrados mecanismos de seguridad en el desarrollo y despliegue de sus productos, lo cual ha asentado un referente con estándares de elevado nivel que pocas empresas pueden igualar”.

Desde la perspectiva de Huawei, “las medidas restrictivas impiden que la empresa proporcione tecnologías 5G más avanzadas a los consumidores estadounidenses, lo que retrasará el despliegue comercial de 5G y la mejora de sus prestaciones en Estados Unidos. Adicionalmente, los usuarios en las regiones rurales y remotas del país se verán obligados a elegir entre la financiación gubernamental y los productos de alta calidad y precios asequibles. Lo cual dificultará la actualización de la red y ampliará la brecha digital. Peor aún, las restricciones impuestas a Huawei sofocarán la competencia, dejando a los consumidores estadounidenses pagar precios más elevados por productos inferiores”.

Guo Ping agregó, “si se anula dicha ley, como debería ser, Huawei tendrá la oportunidad de llevar a sus clientes estadounidenses las tecnologías punteras para construir la red 5G más avanzada. Huawei está dispuesto a abordar las preocupaciones de seguridad del gobierno de Estados Unidos. Levantar la prohibición de la NDAA le permitirá al gobierno de Estados Unidos trabajar con Huawei para resolver los verdaderos problemas de seguridad cibernética” afirmó.

Por su parte, Michael Wessel quien encabeza la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de los Estados Unidos y China, organización gubernamental de EE. UU que investiga si las relaciones económicas y comerciales entre EE. UU. y China están afectando la seguridad nacional de EE. UU, dijo recientemente en una audiencia en el Congreso americano que “China quiere ser un líder mundial en innovación y está haciendo todo lo que puede legal e ilegalmente para lograr sus objetivos”.

“El gobierno de los Estados Unidos ha instado a las empresas estadounidenses a no utilizar la tecnología china en sus sistemas de comunicaciones debido a preocupaciones de seguridad. También ha presionado a otros países para que prohíban a Huawei construir redes 5G. Los funcionarios de EE. UU. Quieren imponer restricciones a varios tipos de tecnología, incluida la inteligencia artificial y la robótica, porque las consideran posibles amenazas para la seguridad nacional” refiere un artículo de la VOA.

Huawei es una de las principales compañías que enfrentan acusaciones en Estados Unidos. El director financiero de la empresa, Meng Wanzhou, enfrenta cargos de fraude en los Estados Unidos. Meng está retenido en Canadá luego de ser arrestado en diciembre, y los funcionarios están tratando de traerlo de vuelta a los Estados Unidos para enfrentar los cargos.

“Los abogados del gobierno de los Estados Unidos han dicho que Huawei violó las restricciones contra las ventas a Irán. Además, acusan a la compañía de robar secretos comerciales de la compañía de tecnología T-Mobile” reseña la VOA.

“Huawei está trabajando actualmente en la construcción de sistemas 5G, la próxima generación en tecnología inalámbrica, en países de todo el mundo. El desarrollo de la 5G ha causado tensiones entre los EE.UU. y China. Los funcionarios estadounidenses han sospechado durante mucho tiempo que el gobierno chino podría usar el equipo de la red de Huawei para ayudar a realizar actividades de espionaje. Huawei ha rechazado tales acusaciones” detallan.

“No está claro cuánto tiempo durará el entorno de inversión actual en Silicon Valley. Pero por ahora, parece que muchos inversionistas y startups han aceptado un período de reflexión para las inversiones relacionadas con China” concluye la VOA.