[quads id=1]

Jack Ma, fundador de Alibaba, gigante del comercio electrónico, prometió en enero del 2017, durante una reunión en Trump Tower, que ayudaría a Donald Trump a crear un millón de empleos en Estados Unidos, los próximos cinco años. Pero ahora Ma ha desechado la promesa, aduciendo que la guerra comercial creciente entre EEUU y China lo ha arruinado.

Beijing prometió devolver inmediatamente el golpe a la próxima avalancha de aranceles de Trump sobre $ 200 mil millones en importaciones chinas, que regirá a partir del 24 de septiembre, con aranceles sobre otros $ 60 mil millones en bienes estadounidenses. Trump respondió que tal represalia lo obligaría a aplicar impuestos a otros $ 267 mil millones en productos chinos.

“La promesa se hizo sobre la premisa de la asociación amistosa entre los Estados Unidos y China y las relaciones comerciales racionales”, dijo Ma a los medios estatales chinos. “Esa premisa ya no existe hoy, así que nuestra promesa no se puede cumplir”.

Ma había dicho que quería impulsar a las pequeñas empresas, particularmente en el Medio Oeste, y ayudar a los agricultores y fabricantes de ropa a conectarse a un mercado más grande. (Alibaba ha tenido un alcance similar con los comerciantes rurales en China).

Ma pronosticó que la compañía permitiría a los vendedores de EE. UU. llegar a más consumidores chinos, alimentando un aumento en el empleo empresarial, sin embargo un análisis de Washington Post demostró que los datos sobre trabajos vinculados al comercio cuentan una historia diferente.

“Las exportaciones de bienes y servicios de Estados Unidos a China tendrían que aumentar en unos asombrosos $ 206 mil millones para crear 1 millón más de empleos en Estados Unidos, según cifras del Departamento de Comercio. El año pasado, esa cifra fue de $ 188 mil millones en total, y las exportaciones actuales de EE. UU. incluyen artículos que Alibaba no puede vender, incluidos servicios educativos y aviones”, dijo a Washington Post, Derek Scissors, un experto en economía de China en el American Enterprise Institute en Washington.

“Si todos los aranceles llegaran a cero, todavía esperaríamos mucho, mucho tiempo para que Ma cumpliera su promesa”, dijo Scissors.

A medida que la batalla comercial se intensificó este mes, Ma anunció que planea renunciar el próximo año como presidente de Alibaba. Dijo que el clima de negocios internacionales cada vez más caótico no tenía nada que ver con su decisión.
Fuente: Washington Post