[quads id=1]

“Toda causa justa implica grandes riesgos; sin importar el precio… ¡de eso se trata la vida!”, esta es la frase de homenaje póstumo publicada en la cuenta de Twitter del doctor Julio César Trujillo, quien se desempeñaba como Presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio (Cpccs-t) y falleció a los 88 años, el domingo 19 de mayo del 2019, tras permanecer internado 5 días, en condición crítica, en el Hospital Metropolitano, debido a un accidente cerebro vascular.

El doctor Trujillo nació en Ibarra en 1931. Se tituló como Doctor en Jurisprudencia en la PUCE y a partir de 1958  se desempeñó como catedrático universitario y llegó a ser Decano de la Facultad de Jurisprudencia y Vicerrector de la PUCE.

Su trayectoria política inició en las filas del Partido Conservador. Luego en 1977 fundó la Democracia Popular. Fue perseguido por la dictadura militar que se instaló en Ecuador en la década de los 70 y como líder de la DP consolidó una alianza con el partido CFP, para postular el binomio presidencial de Jaime Roldós y Osvaldo Hurtado, el cual resultó electo y marcó el retorno a la democracia. Posteriormente, en 1997 ingresó a Pachakutik y estuvo vinculado a los movimientos sociales y sindicales del Ecuador.

Entre las principales funciones públicas que desempeñó fue integrante de la Comisión Nacional Anticorrupción (CNA),  Miembro de la Comisión de la Verdad en 2010, Legislador en la Asamblea Constituyente de 1998, Defensor del Pueblo en 1997, Presidente del Tribunal de Garantías Constitucionales en 1982 y miembro de la Sección Jurídica de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y de la Comisión Andina de Juristas. También fue candidato presidencial en 1984.

Al asumir la Presidencia del Cpccs-t, y en respuesta a los cuestionamientos referentes a su edad, dijo: “Lo que puedo asegurarles es que no los traicionaremos. No solo porque somos hombres y mujeres de honor, sino porque a mi edad no tengo cómo manchar mi hoja de vida. Sí, soy viejo, pero la ventaja es que a mis 87 años no tienen nada más que decir que soy viejo. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

En un año de trabajo liderando el Cpccs-t, llevó adelante el proceso de reinstitucionalización del Estado, logrando desmontar el aparataje que se había tomado las principales instituciones y funciones del Estado.  Evaluó y cesó del cargo a 27 autoridades y denunció irregularidades en varias obras como la Refinería del Pacífico, la Reconstrucción de Manabí, el Poliducto Pasacuales-Cuenca, la central hidroeléctrica Toachi Pilatón y las Escuelas del Milenio.

Su vida estuvo marcada por la búsqueda de la  justicia, la defensa de  la democracia y los derechos humanos y la lucha contra la corrupción. “Este país, con un poquito más de justicia social sería una maravilla, la conducta social, el comportamiento social responderían a la belleza de la naturaleza y a la generosidad de la gente ecuatoriana” afirmó Trujillo en una entrevista para El Comercio.

Al informar sobre su fallecimiento, Pablo Dávila, miembro del Cpccs-t dijo: “Hemos perdido a un hombre símbolo de honestidad, transparencia, responsabilidad y coherencia. El presidente Trujillo falleció en paz, en compañía de su familia y seres queridos”.

Como un homenaje a su memoria se solicitará al Ejecutivo que declare el 19 de mayo como Día Nacional del Compromiso Cívico con la Transparencia y la Ética Pública.