[quads id=1]

La adquisición de la red de mensajería instantánea WhatsApp por parte de Facebook ha generado varios análisis respecto a la relación costo beneficio. “Una de estas teorías es que el precio final de la compra ha sido tan elevado debido a que existían más compradores ofreciendo grandes sumas por poseer la popular app de mensajería instantánea” señala una nota de MarketingDirecto.

Eric Schmidt, presidente de Google, en referencia a la compra de WhatsApp dice que “si Facebook sabe cómo monetizar WhatsApp con sus 460 millones de usuarios activos, el precio de compra no es tan elevado”. En cuanto a si Google ofreció 10.000 millones de dólares por WhatsApp, Schmidt dice: “No me hagáis hablar de esta conversación específica con WhatsApp. Simplemente digamos que nos gusta WhatsApp… y que también nos gustan otras cosas incluyendo nuestros propios productos” según lo reporta MarketingDirecto.

Un artículo del Departamento de Análisis de Bankinter dice que esta compra puede tener sentido estratégico, pero no económico, al igual que ocurrió con la compra de Instagram.

“Tiene sentido estratégico porque evita que Whatsapp termine convirtiéndose en un competidor peligroso y potencia su adaptación/reconversión hacia el móvil.  No sentido económico porque Whatsapp no tiene beneficios y hay una fuerte incertidumbre sobre cuándo lo podría llegar a conseguir y en base a qué conceptos publicitarios y/o de suscripción. Además Facebook emitirá unos 220,4 millones de acciones nuevas para atender el pago en acciones de esta operación, lo que implica directamente una dilución del 11,2% para los actuales accionistas y finalmente Facebook consumirá un 36% de su caja neta en esta operación (total al cierre de 2013 de 10.973 millones de dólares de caja neta positiva)”.

Adicionalmente este análisis detecta dos tendencias en paralelo:

1) Facebook necesita ir realizando adquisiciones para incorporar una cartera de “apps” realmente amplia que abarque distintos tipos de clientes desde un punto de vista demográfico.

2) El mercado puede estar sobrevalorando esta categoría de compañías tecnológicas enfocadas a las redes sociales, considerando los multiplicadores que están aceptándose y los precios de las operaciones corporativas que se cierran.

Fuentes: MarketingDirecto y Blog Bankinter

Foto: Logos oficiales