[quads id=1]

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michel Bachelet, afirmó durante el Foro Político de Alto Nivel para el Desarrollo Sostenible, en Ginebra, que “la Agenda 2030 establece metas concretas, indicadores para garantizar que se cumpla el objetivo de los derechos humanos de vivir sin miedo. Es un plan detallado para poner fin a la pobreza y asegurar la justicia y el estado de derecho, para facultar al mayor número posible de personas en la toma de decisiones y en el goce de los derechos sociales y económicos a la salud, la educación, la vivienda, el saneamiento y otros más”.

En el marco de esta reunión en la que se debaten los avances mundiales conseguidos en materia de inclusión e igualdad durante los años transcurridos desde la adopción de la Agenda 2030, Bachelet reconoció los progresos notables de algunos países, sobre todo asiáticos, en el combate a la pobreza y la mortalidad infantil y en la promoción de la educación, pero también citó los numerosos obstáculos que todavía impiden un desarrollo justo para todos y llamó a reforzar el compromiso asumido por los Estados de no dejar a nadie atrás.

 “La Agenda 2030 es el compromiso de una mayor cooperación internacional para alcanzar un orden internacional más equitativo, pero, sobre todo, es una promesa a la gente que antes no estaba incluida en el desarrollo, a las comunidades excluidas e ignoradas, a los niños y jóvenes menoscabados, a las minorías raciales, religiosas y aisladas; a los pueblos indígenas; a los migrantes; a las personas con discapacidades; a los gitanos; y a los pobres”, subrayó Bachelet.

En cuanto a los factores que constituyen impedimentos para el desarrollo, destacó:

Los conflictos que fuerzan a 44.400 personas al día a huir de sus hogares, destruyendo la vida, esperanzas y capacidad de millones para tener un medio de vida decente en los lugares donde nacieron.

El cambio climático, que  es generador de desastres que exacerba las tensiones y conflictos, la desigualdad de género y el hambre.

 “Con los 12 años que nos quedan para el 2030, necesitamos un mayor sentido de urgencia para lograr las promesas de la Agenda a la población mundial. Todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible se pueden alcanzar”, recalcó.

Por su parte, la ex Alta Comisionada de la ONU, Mary Robinson, quien también participó en el foro, enfatizó “la necesidad de cerrar la brecha de desigualdad tanto entre los países como dentro de ellos, advirtiendo que la tendencia actual concentra la riqueza y las oportunidades en las manos de muy pocos”.

Robinson explicó que “esas desigualdades catalizan la agitación social, crean divisiones e incrementan la xenofobia, entre otros factores elementos negativos para el goce de derechos de las personas”.