Al hacer un recorrido por la historia que la marca alemana ha recorrido en el área publicitaria, podemos encontrar grandes campañas que no habrán sido baratas. Grandes momentos deja Volkswagen colgados en el tiempo, piezas ganadoras en todos los festivales de publicidad y algunas campañas que seguro todos recordaremos por varios años más. Uno de nuestros favoritos es The Force y otra de las últimas campañas muy exitosas fue la despedida de la Kombi.

MarketingDirecto inicia su artículo desde 1960, cuando se hizo la propagando para el famoso escarabajo. Corría el año 1960 cuando Volkswagen (VW) lanzó el que probablemente haya sido el mejor anuncio que ha creado a lo largo de su historia: “Lemon”. Una sola palabra con la que se describía un escarabajo de 1961 que nunca llegaría a distribuirse debido a un pequeño defecto en su fabricación.
Un fallo que fue suficiente para que fuese descartado por el ingeniero de Volkswagen, Kurt Kroner, pero que inspiró al creativo de DDB, Julian Koening para crear uno de los mejores anuncios que se han visto de la marca.
A través de este se destacaban los 159 puntos de control sobre los que el fabricante de automóviles pone especial énfasis para asegurar la calidad y seguridad de sus clientes demostrando su capacidad de rechazar cualquier producto que presente el más mínimo error. Algo que ahora con la perspectiva del tiempo y ante el reciente escándalo resulta cuanto menos irónico.
Este anuncio junto con el lanzamiento del resto de la campaña desató una revolución creativa en la industria. Introdujo además “America”, una de las marcas más queridas y respetadas de todos los tiempos caracterizada por la calidad, honestidad y compromiso con sus clientes, tal y como recuerdan desde Adweek.
Saltamos ahora hasta el 2014, año en el que VW hizo balance de su valoración en lo que a “buena voluntad” se refiere que situaba a la marca en los 23.000 millones de dólares. La buena voluntad es un activo intangible que se establece entre la media de los activos monetarios de una empresa (fábricas, equipos técnicos y humanos o inventario) y su valor en el mercado (evaluado generalmente por lo que consigue vender una compañía).
Un valor que determina los pensamientos y expectativas que se vienen a la mente del consumidor cuando ven el logotipo de la marca o escuchan su nombre por ejemplo. En otras palabras, hablamos de una forma diferente de medir la confianza.
Y lo cierto es que gran parte de los 23.000 de dólares en los que está valorada la confianza de los consumidores en VW procede de sus campañas publicitarias.
Volviendo a la década de los años 60 DDB continuó realizando ejecuciones brillantes para Volkswagen. En sus primeros lanzamientos se apostó por mostrar todo aquello que el conductor quería para pasar más tarde a alabar la ingeniería alemana.
De forma más reciente todos recordamos anuncios con un tono más tierno y humorístico como “The Force”. Expertos y profesionales de la industria publicitaria han destacado el buen hacer de la publicidad de VW a lo largo de su historia. Una trayectoria que ahora se ha visto seriamente dañada por escándalo de las emisiones.