[quads id=1]

Para Santiago Peralta, presidente de Pacari, es importante contar con una persona que traduzca el idioma del país con el cual se planifica hacer negocios, y que también traduzca su cultura, a esta actividad la considera un verdadero arte. Sus experiencias las detalla en la entrevista de este día.

Japón es un país grande en donde Pacari hizo contacto desde hace cuatro o cinco años, sin embargo, la primera exportación demoró debido a razones culturales, “No nos decísantiagoperaltaan qué es lo que necesitábamos, que nuestra certificación debía ser Jas, porque ellos consideran que  tal vez es un poco humillante que te falte algo”, indica Santiago. En Perú, utilizó una estrategia diferente. Para entrar en el mercado, elaboró chocolate con sal de Piura y con el producto tradicional Maca.  Los locales lo adoptaron como suyo, más aún cuando promocionaron las barras hechas con uvilla, pero con el nombre peruano: aguaymanto, que es el mismo Golden Berry, que se le da en EE.UU. Con el cacao de Piura, Pacari obtuvo la Medalla de Oro en los International Chocolat Awards.

En mercados musulmanes, la situación difiere, pues Dubai es un meeting point, un lugar de encuentro de negociantes y viajeros de todos los países del mundo.  “A la gente le gusta mucho el dorado, una de nuestras presentaciones tiene este color y les encanta.  Las presentaciones de lujo se venden mucho allá”, señala Peralta. Pero uno de los países que trajo mayor complicación a Pacari es China, pues la población desconoce el chocolate. Sus actividades se centraron en crear el hábito del consumo del chocolate.  La estrategia fue vender primero a los extranjeros, para que se imponga la moda y llegue hasta los nativos. Y están en el proceso.

En tanto, Pacari para hacer conocer su producto, también participa en ferias. Con Proecuador realiza seis o siete. Un trabajo que conlleva 12 horas, pero con el cual obtiene gratificaciones, según mencionó Santiago.