[quads id=1]

“Nacidos alrededor de 2010 estos chicos están más cómodos manejando una tableta o hablando con un asistente de voz que la mayoría de sus parientes adultos. Esto los hace una salida crítica para los marketers que buscan llevarse bien con sus padres” reseña AdAge.

 “Dos tercios de los padres dicen que los hábitos y necesidades de sus hijos influyeron en sus últimas decisiones de compras en tecnología, incluyendo TVs, smartphones y tabletas”, según Hotwire, que realizó un estudio con una muestra de 8.000 padres de niños de entre 4 y 9 años en ocho países, incluyendo a Estados Unidos, para su reporte titulado «Understanding Generation Alpha«.

“La unidad familiar está más democratizada que nunca. Los niños están influyendo en muchos tipos de compras: grandes y caros viajes, comer afuera. Ellos están más incluidos en la conversación” asevera Jeff Fromm, un asociado de la agencia publicitaria Barkley y presidente de FutureCast.

“La influencia de esa generación es aun más alta en Estados Unidos, donde el 81% de los padres informaron que el deseo de sus hijos juega un papel en las compras tecnológicas” destalla Hotwire. “Las cosas se están dando vuelta y los chicos toman las decisiones, o al menos son unos poderosos influencers”, dijo Emma Hazan, quien realizó el reporte sobre el tema.

Según Mark McCrindle, un investigador social de Australia que los bautizó como “Generation Alpha”, el 2025 será el año en que nacerán los últimos Alphas y para entonces, se espera que ya exista un total de más de 2.000 millones. “La Generación Alpha será la mejor educada formalmente de toda la historia, la más abastecida por la tecnología y globalmente la más rica generación”, resalta el experto.