[quads id=1]

Christian Villalba, presidente de Santuario, relata la historia de esta agencia de creatividad independiente, que inició sus actividades hace 4 años, y se hizo acreedora del Gran Effie y de un EFFIE de Oro en la categoría Suministros y Servicios en los Effie Ecuador 2018, con su campaña su campaña “Ex Novatos de la Cocina” desarrollada para Tramontina.

“Este año la agencia ha consolidado muchas cosas,  en las que se tiene atrás a un equipo maravilloso. Empiezas a tener una repercusión mediática  y es el trabajo de un equipo que con muchas ganas demuestra que una de las cosas fundamentales es la pasión por la publicidad  y las ideas” resalta Villalba.

Cuenta que “el nombre nació porque queríamos hacer una agencia orgullosamente ecuatoriana. Lo que Santuario trata de hacer es tener un pensamiento local, llevar los productos a la idiosincrasia de los ecuatorianos, por eso nos buscan las marcas internacionales, para llegar a la gente del Ecuador” dice.

“Buscamos un nombre popular, pues luego de un análisis estratégico, sabíamos que teníamos que diferenciarnos desde la glocalidad. Una de las herramientas principales que usamos es la disrupción, ir a lugares desconocidos, y eso para nosotros es un acto de fe. Por eso la agencia se llama Santuario, y nuestro slogan es `Benditas sean las ideas`” agrega Villalba.

 

Respecto al caso que les hizo ganar el Effie, el presidente de Santuario comenta: “Yo creo que no se trata de vender ideas, sino de involucrar al cliente en el equipo creativo, ahí no vendes nada. Lo que hacemos desde el momento cero es involucrar al cliente,  trabajar desde el brief. Por ejemplo, en el caso de Tramontina, es una empresas brasilera grande, teníamos que  entender cómo funciona, cuál es el diferencial. El proceso fue una licitación.  Con esta campaña, ganamos la licitación, ganamos el Effie, también el Cóndor, se ha hecho un trabajo muy cercano”.

Explica que no buscan llenarse de clientes sino “trabajar con quienes podemos hacer equipo y hacer cosas que nos hagan sentirnos orgullosos”.

“Hace poco me preguntaban ¿cómo es que una agencia independiente termina haciendo un golazo de chilena y consiguiendo el Gran Effie?. Sucede que en nuestro caso, participar con Tramontina era una decisión bien meditada y fundamentada.  Cada inscripción de piezas en el Effie cuesta 500 dólares, es un festival complicado, debe tener concordancia todo lo que ingresas, por eso, aunque teníamos otras piezas y casos interesantes, nos decidimos por esta campaña, pues lo que pasó con Tramontina fue que la marca ya la reconoció como una de sus mejores campañas a nivel global. Alcanzó el 50% del engagement  de toda la región, comparándose con gigantes como México, Brasil y Argentina. Tuvo 6 millones de impactos, el costo por clic bajó como nunca” detalla Villalba.

Cuenta como antecedente que  la competencia de Tramontina había  entrado muy fuerte, con 2 millones de dólares en TV y eso fue un sacudón. “No se contaba con un presupuesto así y había que arriesgarse. Hicimos esta campaña y hubo un incremento importante, las ventas subieron 47%” afirma Villaba. El impacto fue contundente y eso se refleja en los resultados del Effie.

“Mucha veces se piensa como objetivo el festival, pero el objetivo debe estar en  hacer que las cosas funcionen y que la gente se sienta orgullosa con el trabajo que está haciendo” concluye el presidente de Santuario.

Escuchar la entrevista completa aquí: