[quads id=1]

El uso de la inteligencia artificial está expandiéndose a varios campos, uno de ellos es el diagnóstico médico, para el que se han desarrollado aplicaciones que resultan prometedoras. Es el caso de DeepMind, la IA de Google, que según un estudio de efectividad realizado con el Centro de tratamiento de enfermedades oculares Moorfields Eye Hospital de Londres, es capaz de detectar 50 enfermedades de los ojos con la misma precisión de un oftalmólogo.

Según los resultados de esta investigación, la inteligencia artificial de Google puede identificar afecciones como la enfermedad ocular diabética o la degeneración macular.  Para emitir el diagnóstico, la aplicación requiere que se introduzca un escáner de retina en 3D, y sus algoritmos se encargan de detectar las posibles afecciones.

15.000 tomografías de coherencia óptica (OCT por sus siglas en inglés), que constituyen exploraciones 3D de alta resolución de la parte posterior del ojo, fueron usadas para entrenar los algoritmos de DeepMind.

La investigación consistió en solicitar a DeepMind el diagnóstico de 1.000 casos de pacientes en los que ya se conocía el resultado clínico. A la par solicitaron a ocho médicos destacados, cuatro oftalmólogos y cuatro optometristas, que revisaran los casos y los clasificaran en cuatro categorías: urgentes, semi-urgentes, rutinarias y solo observación.

Al finalizar el ensayo, las predicciones de la inteligencia artificial fueron tan acertadas como las de dos de los principales especialistas en retina, con una tasa de error de tan solo el 5,5%.

“En el futuro, podría imaginar que una persona vaya a su óptica local, se le realice una exploración OCT y este algoritmo identifique a los pacientes con enfermedades que amenazan la visión en la etapa más temprana”, afirma Pearse Keane, oftalmólogo en Moorfields Eye Hospital.

El objetivo actual de DeepMind es  buscar la aprobación del Gobierno británico para poder implantar el software en el país. La intención inicial es comenzar una fase de prueba con los centros que así lo quieran –una vez aprobado el sistema– en la que les proveerán el software de manera gratuita durante los cinco primeros años.

Este periodo serviría además para refinar sus procesos y mejorar la calidad de la detección y la fiabilidad de los diagnósticos. Consideran que si DeepMind logra ser aplicada de manera amplia y efectiva, sería un paso de gigante puesto que supondría el primer uso real en medicina de una de sus tecnologías de inteligencia artificial y machine learning.

Fuentes: Google y Business Insider