[quads id=1]

Imaginemos una situación como esta; un director de arte y un redactor que trabajan en una agencia de publicidad desde hace algunos años atrás, después de haber hecho ganar varios premios publicitarios a la agencia, finalmente llegan a ocupar los más altos puestos directivos de la agencia. Esto parece ser algo bastante lógico, ¿verdad?, después de tantos años y logros alcanzados, sin embargo, no es así. Este tipo de situaciones se da muy pocas veces en las agencias de publicidad. Y la razón de esto es que generalmente, los publicitarios no aguantan estar más de tres años en el mismo puesto de trabajo, sin la necesidad de que les vaya bien o mal en su empleo, muchos de ellos se cansan, buscan nuevos retos y suelen ser inestables.

Esta “impaciencia” por así decirlo, casi innata de muchos publicitarios se ha contagiado poco a poco a otros sectores de actividad; dejando consecuencias fatales para la dirección de marcas. Si la persona responsable de una marca no es capaz de aguantar ni si quiera dos años en el puesto en una empresa, probablemente no pondrá todas sus ganas ni dará todo por la empresa ya que su estadía ahí será solamente temporal.

Según explica Stefan Kolle en Handelsblatt, la planificación de las marcas y de las carreras profesionales ya muy pocas veces van de la mano. Debido a esto la persona encargada de una marca sabe con anticipación que esto será algo temporal, y por esto trata de dejar su huella mientras perdure en la compañía; lamentablemente esto lo suelen hacer tomando decisiones absurdas y las cuales son posteriormente reemplazadas de un día al otro por nuevas ideas más absurdas aún. Este tipo de actitud resulta muy perjudicial para las compañías, más aún en esta época en la que cada vez más personas buscan la confianza con la marca.

Obviamente, también existen muchos ejemplos positivos de empresas que poseen una dirección de marca muy bien manejada. Hay compañías que tienen herramientas de dirección de marcas para lidiar con los ejecutivos de marketing “inestables”. Mientras que en otras empresas hay directores de marketing que permanecen a la cabeza por muchos años.

Son las empresas medianas donde probablemente funciona de mejor manera la dirección de la marca, esto se debe a una razón en particular, en ellas existen trabajadores quienes dedican gran parte de su vida profesional a trabajar en esa compañía donde consiguieron su primera oportunidad de trabajo, por eso, a veces resulta normar ver como empleados que empezaron en lo más bajo, con los años, gran desempeño y constancia, alcanzan la cima de la empresa.

Probablemente para muchos marketeros esto no les parezca muy tentador, ya que hoy por hoy están acostumbrados al cambio. Sin embargo, la constancia, brinda un gran beneficio a la dirección de marketing de una empresa; por una razón muy clara, cuando una persona trabaja varios años en el mismo lugar, con el tiempo se identifica con esa marca, y esta ocupará un lugar importante en su vida. Se acostumbrarán a pensar a largo plazo, planificar mejor sus proyectos, y cuando esto pase los publicitarios o representantes de marketing sentirán más a fondo la esencia de la marca, pondrán más entusiasmo a su trabajo y generarán estrategias efectivas para la empresa.