[quads id=1]

En el marco del Foro LID (Liderazgo, Inclusión y Desarrollo), organizado por Mujeres por Ecuado, que se realizó el 13 de noviembre en el Hilton Colón de Quito, tuvo lugar el panel sobre “Políticas y Prácticas de alto impacto para la inclusión de más mujeres en roles de tomas de decisión / alta dirección” con la participación de Roque Sevilla, presidente de Grupo Futuro, Anabelle Rodríguez, directora de Recursos Humanos de Nestlé Ecuador, Chavi Hemanth, fundadora de EBS India e Ignacio Maldonado, vicepresidente ejecutivo de negocios de Banco Pichincha.

Chavi Hemanth, fundadora de EBS India, enfatizó el hecho de que “un porcentaje muy alto de mujeres emprendedoras se queda en pequeñas empresas, no dan el salto hacia medianas o grandes empresas” y considera que ese es el desafío, plantearse qué pueden hacer las grandes corporaciones para incluir en su cadena de valor a más mujeres emprendedoras.

Resaltó que las personas deben ser incluídas, no excluídas y destacó que “ganar comienza con la creencia interna y la voluntad de ganar. Creamos nuestro camino” afirmó.

En tanto que Anabelle Rodríguez, destacó el propósito y los valores de Nestlé y dijo que uno de los principales desafíos tiene que ver con la manera de hacer encadenamientos. “Hemos hecho algún progreso, estamos involucrados en tratar de hacer más. Impulsamos un proyecto de desarrollo de proveedores locales. Algunos tienen líderes mujeres y hemos logrados compartir experiencias, buenas prácticas y a partir de eso encadenar hacia diferentes actores”.

También resaltó que otra de sus prácticas ha sido compartir la experiencia.  “Nuestra gerente general es mentora de varias emprendedoras, a través de AEI.  Es una manera de contribuir y de heredar en base a su experiencia, cómo podrían hacerlo mejor”.

Mientras que Roque Sevilla, quien también es embajador de Mujeres por Ecuador, hizo un recuento del proceso de inclusión femenina en roles de toma de decisión en sus empresas.

“Se ha logrado mucho. No quiero decir que es perfecto todavía, el machismo es una cultura muy profunda, entre otras cosas porque lo practican hombres y mujeres, y el cambio cultural toma más tiempo que uno o dos años. Pero cada vez se vuelve más importante ese cambio y lo estamos produciendo con un reemplazo de generaciones” afirmó. “La siguiente generación tiene una visión muy distinta y el cambio se vuelve más natural y rápido”.

También destacó que en sus empresas de seguros y turismo, tienen como normativa el pago igualitario a hombres y mujeres. “Tenemos un mayor número de mujeres que de hombres trabajando en las empresas. Todavía no logramos el equilibrio total en la alta dirección de la gerencia, mucho de eso depende de un elemento que ha sido difícil y es que en mi generación y en la siguiente a la mía habían muy pocas mujeres que habían ocupado niveles gerenciales antes. Conseguir personas con experiencia gerencial en esa generación era difícil, proporcionalmente al número de hombres. Pero hemos dado un paso interesante y es bajar la edad promedio de las gerencias y correr un poco el riesgo de contratar personas con menos experiencia” enfatizó.

Comentó que eso va acompañado de una verdadera revolución en los directorios. “Los nuestros están conformados por 40% de directores externos, la mitad hombres, la mitad mujeres, pero además tienen una estructura etárea que le divide de manera equitativa entre personas de 20 a 35, de 35 a 65 y de 65 a más” explicó.

Resaltó que desde este año comenzaron con este cambio para que el efecto de edad pese en la estructura “para que nos modernicemos a la fuerza, con las ideas de las nuevas generaciones”.

Finalmente dijo: “Yo no creo que el gran desafío que tenemos este rato sea el tema de género, hay otras minorías, como las raciales que no están incorporadas: afroecuatorianos, comunidades indígenas. No veo la intención explícita de incorporar a esos grupos, mucho más si esas personas son mujeres. Ese cambio es todavía más radical, es parte de lo que debe ser nuestro nuevo desafío en un país megadiverso como el nuestro”.

Por su parte, Ignacio Maldonado de Banco Pichincha destacó que  “estos cambios no se dan de arriba hacia abajo, sino en mesas de trabajo de equipos multidisciplinarios, la mayoría de las cuales hoy por hoy, están lideradas por mujeres”.

Afirmó que “lo que va a pasar en un modelo ya maduro de transformación, es que el gobierno piramidal desaparece para convertirse en un modelo totalmente plano y horizontal. Ahí estamos hablando de crear un nuevo modelo donde las mujeres van a ser protagonistas. Hemos identificado con absoluta claridad, todas las mujeres que tienen alto potencial pero requieren procesos de entrenamiento, de capacitación. Les estamos dando las herramientas, les estamos dando el entrenamiento para que el día de mañana pasen a gobernar” explicó.

“Entonces no se trata de cambiar simplemente la estructura de género, sino de crear un modelo distinto, que nos permita gobernar este banco para mantenernos ojalá más de 100 años como lo hemos hecho hasta el día de hoy” agregó.