[quads id=1]

historiaEn la actualidad, el arte de narrar una historia continua siendo fundamental en cualquier estrategia de marca, pero la forma en la que se cuenta la historia y las herramientas que se utilizan para hacerlo han evolucionado. La publicidad en los nuevos medios, como los boletines electrónicos, los videos, Instagram, Facebook, Pinterest o Twitter no puede pasar desapercibida.

No obstante, el hecho de que tenga muchas herramientas no significa que el mensaje será mejor. Las marcas deben comprender de qué manera pueden utilizar estas estrategias de una mejor manera y más estratégicamente, en función de los objetivos de la empresa y el mensaje que se desee comunicar. El reto aquí consiste en que se pueda responder a las preguntas a continuación.

¿Contamos con un buen equipo? El cambio de herramientas requiere que tanto los expertos en el campo digital como los redactores asistan a la primera reunión para elaborar una historia. La integración de los departamentos asegurará que la historia tenga sentido y sea convincente.

¿Cuál queremos que sea nuestra historia? Las historias que son basadas en hechos reales generalmente tienen una gran respuesta emocional. El alcance que pueda llegar a tener la historia es otro factor que afectará el cómo debe o puede ser contada. Es importante considerar el cómo la historia se ajustará al canal por el que será distribuida y a la estrategia de la marca.

¿Cuál será la mejor manera de contar la historia? Para esto las empresas tienen una gran variedad de posibilidades a su alcance, sin embargo, la decisión del medio que utilizarán para transmitir el mensaje es algo crucial y de suma importancia. En caso de que el contenido sea algo complejo, un video o una infografía puede funcionar bien. El video es un canal más demostrativo mientras que la infografía simplifica una explicación haciendo el contenido del mensaje más atractivo y comprensible para la audiencia.

¿Cómo interactuará el público con la historia y qué herramientas se deben emplear para lanzarla al mercado? Más allá de considerar cuál es el mejor medio para transmitir el mensaje, debemos considerar el mejor medio para nuestro público. Hay que pensar en qué es lo que les gusta. Por ejemplo, para algunas audiencias puede resultar mejor Twitter mientras que para otras puede ser mejor un boletín informativo. Una combinación de la publicidad habitual con una acción en Facebook para iniciar el dialogo y publicar una fotografía en Instagram podría ilustrar de manera adecuada lo que la marca busca representar. Lo importante es saber expresar lo que queremos y hacerlo de la manera más adecuada para alcanzar nuestro público.