[quads id=1]

brandingEl amor y el odio son sentimientos primarios, inherentes al ser humano, estos sentimientos son capaces de provocar acciones incontrolables e incentivar a la acción. Si analizamos este efecto en un contexto más relacionado al marketing, estos incontrolables sentimientos pueden hacer que los clientes adopten una postura concreta con respecto a las marcas. En Australia, el laboratorio de audiencias de la Universidad de Murdok en colaboración con la Universidad de Wollong realizaron un estudio el cual demuestra la efectividad del branding emocional.

Más de 1.000 australianos participaron en este estudio y se les preguntó sobre las marcas que habían comprado durante el último año ya sea de productos que se consumen a diario como de productos con algún valor agregado.

Uno de los resultados obtenidos es que los consumidores que sienten algún tipo de vinculación emocional con la marca compran más. Por ejemplo, los hombres que son fieles a su marca de cerveza compran un 38% más, o por otro lado las mujeres que sienten una preferencia por su marca de cosméticos compran un 60% más.

Otra de las conclusiones que se obtuvo de este estudio es que una marca puede cosechar tanto admiradores como detractores, sin embargo, sus seguidores actuarán como sus más fieles defensores, pues son estas personas quienes sienten a la marca como prácticamente parte de sus vidas.

El alcanzar esta estrecha vinculación con los clientes no es una tarea fácil; y este es el objetivo del día a día de todas las marcas. Es fundamental mantener siempre una buena comunicación para mantener a sus clientes tanto en los buenos como en los malos momentos. El Dr. Steve Bellman, Subdirector del Laboratorio destaca que las empresas suelen y deben aprovechar este sentimiento positivo por parte de sus clientes hacia su marca y consolidar esa lealtad con todo tipo de acciones comunicativas, además de ofertas y promociones.