[quads id=1]

En un mundo que exige cada vez más la personalización de las marcas, los perfiles de ADN están demostrando ser una herramienta útil. Desde hace algunos años, las empresas de salud y bienestar afirman que pueden extraer datos del ADN de un cliente para proporcionar recomendaciones únicas adaptadas a esa persona. Las pruebas genéticas ahora se están aplicando a todo, desde la medicina hasta el ejercicio físico, la alimentación y la nutrición, y por supuesto, la obsesión actual por el cuidado de la piel.

El Intelligence Brief de junio, de JWT Intelligence, presenta un artículo titulado “Skin Tech” en el que da cuenta de una nueva ola de nuevas empresas tecnológicas centradas en el cuidado de la piel que están adoptando un enfoque multifacético para la individualización. Esto significa combinar un análisis avanzado de ADN con imágenes tridimensionales e inteligencia artificial para crear productos hiper-personalizados, hechos a medida.

En este artículo, Sindhya Valloppillil, cofundadora y directora ejecutiva de la empresa de tecnología para el cuidado de la piel, SkinGenie, describe el proyecto Kode con el que “SkinGenie será la primera compañía en ofrecer una opción de cuidado de la piel basada en ADN a medida”.

Algunos de los primeros actores importantes en el espacio de cuidado de la piel basado en ADN, como la GeneU de Londres y la compañía sueca Allél, utilizan una prueba de ADN simple para curar sueros antienvejecimiento y recomendaciones para clientes fuera de un rango fijo de productos.

Pero SkinGenie, que ha ganado varios premios desde su lanzamiento en enero de 2018, incluido el concurso Digital Beauty QuickFire Challenge de Johnson & Johnson Innovation, se ha enfocado en ser completamente personalizable.

“SkinGenie y su empresa madre biotecnológica LifeNome, utilizan un algoritmo de aprendizaje profundo que destila datos de más de 2.400 estudios genómicos y dermatológicos, 140 variantes genéticas y 95 biomarcadores genéticos para crear un puntaje de riesgo que determina la predisposición de un individuo a más de 30 rasgos cutáneos, para revelar qué nutrientes necesita la piel” explica Valloppillil

En cuanto al futuro de la industria, MIT Technology Review dice que “alrededor de uno de cada 25 estadounidenses ya tiene acceso a sus datos genéticos personales; y con los continuos avances en inteligencia artificial y las nuevas empresas emergentes que innovan en los modelos comerciales existentes, es probable que continúen evolucionando”.

“Esto llegó para quedarse”, dice Valloppillil. “Y creo que cuanto más ciencia y tecnología se pueda aplicar, para que el proceso sea más eficiente y efectivo, más se mantendrá”.

Fuente : JWT Intelligence