[quads id=1]

lasempresasdecafebuscanproduccionenmercadosemergentesLas empresas de café amplían su ayuda crediticia y asesoría técnica a productores de América Latina, África y Asia, como parte de su estrategia para asegurar granos de primera calidad para los próximos años.

Nestlé informó que expandiría a África un programa que provee plantas de semilleros a sus proveedores latinoamericanos. El mayor vendedor de café del mundo, también ofrecerá programas de capacitación y replantación a agricultores de Etiopía, Kenia y Sudán del Sur. En tanto, a principios de julio, la estadounidense Mondelez International, el segundo mayor productor de café del mundo, empezó a capacitar a agricultores vietnamitas, mientras la holandesa D.E Master Blenders 1753, la tercera mayor empresa del sector, ofreció préstamos y fertilizantes a caficultores hondureños para mejorar su productividad.

Las compañías iniciaron una carrera para conseguir los granos premium que necesitan para las máquinas de tazas individuales como Nespresso y Tassimo, de Mondelez, que en general cuestan más que el café de filtro o el instantáneo. La escasez de granos de primera calidad se intensificó por el ingreso de empresas al segmento de máquinas de tazas de café individuales. Para 2015, se espera que las ventas crezcan más de 50% a U$12.580 millones, frente a U$8.030 millones en 2012, según la firma de investigación Euromonitor International.

De su parte, D.E. Master Blenders 1753 espera obtener 25% de su café de fuentes sostenibles para 2015, frente al 15% ó 20% actual, pese a que reduciría sus márgenes de ganancia. Y Mondelez invierte un promedio de U$25 millones anuales durante ocho años, una cifra diminuta comparada con los U$8.300 millones al año en ingresos relacionados con el café. Nestlé destina unos U$74 millones al año a sus proyectos de sostenibilidad para su marca Nescafé y genera aproximadamente U$17.000 millones en ventas de productos de café.