Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

El uso de la banca electrónica se ha popularizado en los últimos años en Latinoamérica. La IDC Latinoamérica muestra el cambio del tipo de consumidor de la banca en México, Brasil y Colombia, demostrando la democratización de las Fintech debido a que las generaciones más jóvenes optan por la banca digital.

La International data Corporation (IDC) Latinoamérica publica los resultados de la investigación del cambio de consumidor financiero en Brasil, Colombia y México. Los tres países acelerarán la transformación de la industria de servicios financieros, impulsando el servicio Fintech debido a la demanda de la nueva generación por la digitalización de la banca.

La base instalada de teléfonos inteligentes en Latinoamérica será duplicada a finales del 2019, presentando una inversión de 500 millones de dólares, el doble del valor registrado en el 2014. La introducción de los smartphones abre paso a la consideración de nuevas proyecciones con respecto al uso de la banca.

Los resultados de las encuestas llevadas a cabo en los tres países por la IDC Latinoamérica, muestran que más del 50% de los usuarios de teléfonos móviles utilizan sus dispositivos para abrir nuevas cuentas bancarias u obtener un nuevo servicio financiero. Más de un tercio de los 1000 encuestados aseguran que se sienten más a gusto utilizando su teléfono móvil para hacer transferencias bancarias. El 45% utiliza tarjetas de crédito y débito y cerca del 11% ha hecho uso de servicios de préstamos personales mediatizado por un smartphone.

Si bien es cierto, los usuarios latinoamericanos continúan acudiendo preferentemente a sucursales bancarias para realizar sus procesos financieros, las nuevas generaciones esperan que en el futuro dichos procesos puedan ser facilitados por celulares inteligentes y bancas digitales.

La proyección del cambio de tipo consumidor abre las puertas para las alianzas entre la banca y el sector Fintech. Además, la atractividad del rápido alcance mediante smartphones a disminuido la afinidad del cliente con los bancos tradicionales.

El uso de tecnología financiera para las nuevas generaciones en Latinoamérica es atractivo debido a la simplificación y personalización de la atención al cliente.